Opinión / OCTUBRE 16 DE 2021

Deconstrucción de un paradigma

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La imaginación —desde la mirada del pensamiento— es conservativa cuando se construye el mundo desde las imágenes suministradas por la memoria y la evidencia de los sentidos. La imaginación es transformativa cuando se imaginan las cosas como deberían ser, construyendo nuestro mundo desde “los generosos sueños de fantasía”, permitiéndonos crear para sí mismos y para los demás —hoy en día es posible a través del uso de narrativas inmersas e interactivas—, mundos posibles y universos paralelos amables y habitables desde la mirada del autor, el actor y el espectador. La imaginación, la creatividad es fuerza creadora que ordena narraciones, encuadres, perspectivas, composiciones, escalas narrativas, iluminación, ritmos, sonidos, silencios y significados que nos permiten ver, observar, experimentar sucesos subjetivos u objetivos vividos o que queremos vivir y ahora es posible generar. 

Antonio Rubio de Rueda “introdujo por primera vez la noción de mundo posible; luego Gottfried Leibniz hizo un trabajo en 1710 llamado Teodicea, donde postulaba que los mundos posibles son ideas en la mente de Dios, distintas maneras en las que Dios podría haber creado el mundo, concluyendo que como Dios es benevolente, el mundo actual debe ser el mejor de todos los mundos posibles. Más adelante en 1759 este postulado fue ridiculizado por Voltaire en su obra Cándido. En 1959 Saul Kripke usó la noción de mundo posible para dar semántica formal y lógica modal”. Desde entonces el uso de esta expresión se ha extendido por la lógica, la filosofía, los audiovisuales, entre otros campos profesionales.

Y es que “las realidades que no se pueden pesar ni medir, son mucho más importantes que aquellas que sí se pueden pesar y medir”.

Y es que las experiencias emocionales se consideran la revolución tecnológica —tecnología blanda— más importante de la actualidad porque transforman al ser humano, generan un cambio radical y constante.

Y es que “tanto el compromiso como la confianza pertenecen al universo emocional, no al universo cognitivo”... El compromiso y la confianza se ofrecen o no, en un 100%.

Cuando miramos atrás y profundizamos en la historia de los que enaltecemos y reconocemos mundialmente, nos encontramos,  por ejemplo, con un  Leonardo da Vinci: “iletrado, ilegítimo, disléxico, bipolar y con déficit de atención¨, sin embargo también nos encontramos con un “genio polímata, multidisciplinario, de mente poliédrica, mente expansiva y mente creativa; un hombre que hablaba del ánima, del alma, del estado anímico de la cara, estudiando sus rasgos simbólicos, morfología y presencia/representación en la sociedad”. 

Deconstruir paradigmas, reevaluar miradas es abrir espacios a “la esencia crítica para cambiar las cosas”, para transformarnos, para crecer, para evolucionar; permitir que resuene la inteligencia, la belleza que todos llevamos por dentro y por fuera, evitar limitarla, evitar ahogarla; permitir escribir nuevas páginas en los cuentos de quienes tenemos cerca o lejos; compartir, pasear por sus aventuras y ofrecer palabras, caricias, fortalecer confianzas; porque “quien ama cuida, quien ama repara”.

Hoy la invitación es a imaginar conservativamente —lo vivido—, a imaginar transformativamente —lo quise haber vivido, crear desde la subjetividad—. La invitación es a darles a las experiencias emocionales la importancia que tienen. La invitación es a “ponernos los zapatos del otro”, a mirar, a sentir, a pensar desde el otro, a transformarnos, a cambiar. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net