l
Opinión / FEBRERO 22 DE 2023

Delincuencia al mando

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Más de quinientos secuestros ejecutados por el M-19 durante 16 años de acción delictiva; entre estos, varios de rebuscado efecto publicitario; otros en los cuales se hizo gala de una crueldad irracional, inverosímil, culminando en la “ejecución” de sus víctimas, tras practicar en ellas torturas y vejaciones; robos de armas con visos de espectacularidad, toma de la embajada dominicana y del Palacio de Justicia, en alianza y por encargo de los capos del narcotráfico; ataques terroristas a poblaciones e instalaciones militares y de policía, todo ello con un número indeterminado de víctimas, en vidas, bienes e integridad, suman en el dossier de una organización de la cual fue miembro activo -e impune, frente a leyes y justicia-, Gustavo Petro. Quién podría haber supuesto entonces que de las filas de aquella sanguinaria guerrilla urbana, inaugurada a los atónitos ojos del mundo con el robo de una espada y con el secuestro y sucesivo asesinato de un inerme líder sindical de avanzada edad, saldría un presidente de Colombia. Qué pobre imaginación, qué cortas adivinaciones, desarrollaron escritores premiados con el Nobel por tramas mixturas entre fantasía y realidad. Del crimen execrable, del delito de lesa humanidad al solio de los presidentes. No es descartable que el letal augurio, la improbable profecía, figurara en los nunca descifrados pergaminos de Melquíades, y que las “estirpes condenadas a cien años de soledad”, tengamos a partir de agosto 2022, sin apenas habernos dado cuenta, “una segunda oportunidad sobre la tierra”.

No es, sin embargo, mérito vernáculo, haber elegido autores de hechos delictivos para presidir un país. De hecho, y con años de ventaja, nos aventaja Uruguay, con el buenazo exguerrillo Mujica al mando; Nicaragua, con su actual emperador, igualmente exintegrante de la guerrilla sandinista, aureolada “salvadora” del pueblo, hoy dueño de vidas, honras, bienes, de sus compatriotas, quien para gloria y realización de la izquierda continental se arroga la potestad de encarcelar y condenar, de conceder o privar de nacionalidad a sus contradictores, ante el cómplice silencio de académicos e intelectuales progres, colegas y organismos transnacionales. Y continúa la seguidilla de exconvictos hacia sillas presidenciales: el hasta hace meses preso, Lula, en el gigante Brasil, el condenado Correa, en el vecino sur, la condenada Cristina Fernández en Argentina… Pero, qué casual, todos de filiación zurda, todos arropados bajo laxas legislaciones que tienden mantos de olvido e impunidad para favorecer novísimos mesías.

Qué ingratas sorpresas nos deparará el futuro de América Latina a manos de la hermandad roja, con organismos supranacionales políticos, económicos y de justicia, al arbitrio de una ideología que no termina de acumular fracasos, de multiplicar miseria, de anular libertades. La enorme brecha abierta entre la porción inteligente y laboriosa del planeta, respecto a regiones como el sur de América, todavía a merced de aventureros exconvictos, enemigos de la libertad, del trabajo productivo, de las realizaciones humanas, continuará en veloz e insalvable expansión.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net