l
Opinión / NOVIEMBRE 29 DE 2023

Doble discurso

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

“Sin el compromiso pleno de los grandes emisores, todos nuestros esfuerzos por combatir el cambio climático, quedarán completamente socavados”. Antonio Guterres. Secretario General de las Naciones Unidas (ONU). 

 La crisis climática y ecológica planetaria, cada día se agrava más. Como respuesta, organismos internacionales como la ONU, advierten sobre lo catastrófico que será para la humanidad si no se cambia el rumbo de la actual civilización, que en resumidas cuentas es cambiar el modelo socio-económico imperante. 

Y hablo como ciudadano que es un doble discurso, porque a pesar de toda la disertación que escuchamos o leemos diariamente, lo cierto es que las medidas de buen número de gobiernos y de los grandes conglomerados empresariales, es decir de las multinacionales, parecen ir en contravía de aplicar verdaderas soluciones para esta crisis, que según estudiosos es la más grande que hasta el momento ha vivido la humanidad y que nos puede llevar a la extinción de la especie humana.

La ganadería avanza porque aumenta cada año el consumo de carne a nivel mundial. La circulación de autos crece y con ella el consumo de combustibles fósiles, responsables de buena parte de la contaminación atmosférica y por lo tanto del cambio climático. La desforestación sigue campante en gran parte del mundo como consecuencia directa de la ocupación y explotación de los territorios, producto del modelo económico imperante.

Ya no se habla solamente de grandes ciudades sino de megaciudades. Y esto principalmente en países con enormes desigualdades sociales. La humanidad se ha venido urbanizándose, volviéndose citadina, y con ello el campo y las actividades agropecuarias que se llevan a cabo en el mismo, han ido quedando, muchas veces forzadamente, por la expulsión del campesinado, en manos de viejos y nuevos terratenientes como de los monopolios. Es un tema de debate la extranjerización de tierras. Menos pequeños propietarios más acaparamiento de las mismas. 

 Las guerras para reacomodar los territorios al servicio del gran capital. Para someter a los pueblos a los intereses de otros estados o naciones. El negocio multimillonario detrás de la carrera armamentista y la industria militar. La degradación de los océanos y la extinción de las especies. El deterioro de la salud pública producto directo de la contaminación ambiental. Las epidemias y pandemias como causa de la sobre explotación de los entornos.

Todo esto y mucho más, es lo que nos debería haber conducido hace rato, a replantear la sociedad que se ha construido hasta el momento. A considerar seriamente el escoger entre la vida o la extinción, simplemente por no hacer lo debido y a tiempo. La ciencia, algunos organismos internacionales, organizaciones sociales y buena parte de la ciudadanía, piden a gritos que paremos ya la destrucción de la única casa con que cuenta la humanidad, la Tierra.

O se pasa del discurso a la acción o el declive se vuelve irreversible. La solución queda en la acción directa ciudadana. Ciudadanía del mundo unida para salvar el planeta tierra, para salvar la propia vida.   
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net