Opinión / NOVIEMBRE 01 DE 2021

Economía circular

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Existe una realidad innegable e ineludible: como humanidad nos encontramos ante una emergencia ambiental, que de no atenderse de manera contundente, pone en riesgo la supervivencia. 

El agua se torna escasa en muchos lugares, debido a la contaminación de las fuentes hídricas y el debilitamiento de la capa vegetal. El tratamiento de los residuos se ha convertido en un problema complejo en varios territorios y la escasez del alimento, la extinción de especies animales y vegetales, han ido tomando lugares preponderantes en la agenda mundial por su gravedad. Es una realidad cruda, que debe convocarnos a todos, para cuidar lo que queda y adoptar nuevos modelos productivos, económicos y de habitabilidad, más amigables con los entornos.

La Mesa Departamental de Economía Circular del Quindío, consciente de lo que implica este desafío, realizó durante los días 27 y 28 de octubre, con apoyo del ministerio del Ambiente y otras entidades como el Sena, un evento orientado a fortalecer y visibilizar las iniciativas de economía circular, negocios verdes y crecimiento sostenible, en el marco de las tendencias globales y las recomendaciones de la OCDE.

¿Qué es la economía circular? La que cambia el ciclo común de fabricación, uso y disposición de los residuos, por otro con la mayor reutilización y reciclaje posible. Cuanto más tiempo se logran usar los materiales y los recursos, más valor se extrae y menos se contamina. Se propone modificar la manera de producir y consumir para tener un crecimiento económico más equilibrado con el ambiente.

La idea es cambiar conceptos, prácticas y mentalidades, entender que lo que consideramos como basura, realmente puede ser la fuente aprovechable para la producción de otros elementos y a partir de la reutilización de lo que otros desechan, se pueden generar cosas increíbles. 

Existen ejemplos admirables en el Quindío, como por ejemplo, la gran iniciativa de Walter Villarreal Quintero y su hija María José Villareal, que con su empresa Hecho en Café SAS no solo han consolidado productos de gran belleza estética y talla suficiente para los más exigentes mercados internacionales, sino que también han tomado la borra del café -que antes era inútil- para tornarla en el insumo de todo tipo de elementos decorativos, de bisutería e incluso, tecnológicos. 

Como ellos, muchos emprendedores visionarios y comprometidos con la naturaleza, han demostrado que lo que para algunos es un desecho, para otros es un auténtico tesoro y que innovar, también consiste en crear soluciones originales ante problemas complejos. También debe resaltarse a Mario Alberto Sandoval Leal, presidente de la Mesa en el Quindío, quien se ha convertido en adalid de esta causa junto con otros empresarios, alineando voluntades en procura de este gran objetivo.

Una puerta de oportunidad interesante, que ha sido cruzada por grandes empresas, ambientalmente responsables como: Colchones Nuevo Renacer, Urbaser, Zero Waste, la Cámara de Comercio y Frigocafé, entre otras; que han visto lo que otros no y han creado oportunidades de negocio, donde algunos solamente veían un problema. 

Seguramente muchos otros audaces emprendedores están incubando ideas magníficas, porque si algo tenemos los quindianos es creatividad, amor por la naturaleza y capacidad para adaptarnos a lo nuevo. Queda planteada la invitación, pensemos juntos en lo que podemos hacer para crear más ejemplos de economía circular en nuestra tierra.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net