Opinión / NOVIEMBRE 22 DE 2020

El as bajo de la manga

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

¿Cuál será la carta que se está guardando el presidente Trump, relacionada con el proceso electoral?

En EE. UU., igual que ha ocurrido en gran parte del mundo, se han presentado episodios de manipulación electoral, con injerencia de poderosos sectores económicos, muchos de ellos actuando desde la sombra y con acciones amparadas en la ilegalidad; vemos cómo reconocidas empresas como Odebrecht han participado en la manipulación de las elecciones en buena parte de los países de Centro y Latinoamérica y empresas como Dominion Voting System y Scylt, se les acusa de supuesta injerencia en las recientes elecciones de EE. UU.; las acusaciones están relacionadas con la transferencia de su poderío económico y tecnológico a las campañas; estos recursos son utilizados para la compra de votos, para el hackeo de información y manipulación de los software, con el fin de alterar los resultados de las elecciones; por lo visto hasta ahora, parece que de esta conducta delictiva ni el país más poderoso se ha podido salvar. 

Estas estrategias utilizadas para manipular la opinión y la intención de los votantes, quedan cada vez más en evidencia, y como muestra de ello, vemos cómo todas las encuestadoras en EE. UU. se pifiaron en sus pronósticos; medios poderosos y cadenas de comunicación, igual que reconocidos influenciadores, se apoyaron en estas manipuladas cifras y en las llamadas ‘fake news’, para inclinar la balanza a favor del candidato demócrata. A través del cuarto poder se manipula la intención del elector, haciéndole creer que cierto candidato va a ganar las elecciones, por lo general publicando información sesgada, recolectada por reconocidas firmas encuestadoras, es así como en diferentes eventos electorales en gran parte del mundo han utilizado estas maquiavélicas formas de manipulación, para perpetuar estos líderes políticos corruptos en el poder.

El as de Trump al que se viene haciendo referencia, tiene que ver con la utilización de la nanotecnología y una marca de agua en los tarjetones oficiales, así como la orden ejecutiva 13848 firmada el 12 de septiembre de 2018, que faculta al presidente para imponer sanciones a las personas y funcionarios que tuvieron participación en el fraude e intervenir a las empresas nacionales y extranjeras en caso de comprobarse injerencia en las elecciones presidenciales. Al constituirse un riesgo por la estabilidad nacional y para el manejo de su política exterior, de lo anterior se concluye que las pasadas elecciones en EE. UU. se llevaron a cabo bajo la aplicación de una emergencia nacional.

El mundo se encuentra en vilo y en espera de que se aclare toda esta maraña de información y desinformación y sepamos de una vez quién le atinó a la carta ganadora en esta dura batalla por el control de la Casa Blanca; aunque una gran parte de los líderes políticos y sectores económicos y empresariales, ante la crisis financiera mundial generada por la pandemia, se hayan atrevido a alinderarse en favor del candidato demócrata, creyendo ciegamente en lo que nos dicen los medios.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net