l
Opinión / ENERO 09 DE 2014

El asesinato de Carlos Pizarro

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

  Con 176 páginas y publicado por Editorial Planeta circula el libro El asesinato de Carlos Pizarro, de la periodista Mónica Roa, donde narra la muerte a tiros dentro de un jet de este candidato presidencial, en abril 26 de 1990.

La comunicadora destapa que el pistolero Gerardo Gutiérrez de 21 años, salió del sanitario del avión de Avianca HK 1400, a 14 mil pies de altura, en vuelo de Bogotá a Barranquilla, apuntó a Pizarro y apretó el gatillo de una subametralladora cilíndrica Pietro Beretta, 9 milímetros, cañón de 4.8 pulgadas, pavonada, con capacidad para quince proyectiles.

Ya vencido, y sin necesidad, un agente del DAS le pegó un balazo en la frente, sin escuchar sus súplicas. De acuerdo con testimonios de varios pasajeros, el sicario tiró el arma, alzó las manos y alcanzó a gritar ¡no me maten! ¡no me maten! pero su voz fue apagada en el acto. No había necesidad de liquidarlo porque ya estaba vencido y era imposible escapar del jet.

“Las primeras sindicaciones sobre los autores del homicidio fueron lanzadas por el jefe de la Dijin coronel Óscar Peláez Carmona y el director del DAS el general de la Policía Miguel Maza Márquez, quienes de inmediato señalaron a Pablo Escobar”. No se ha esclarecido por qué si el maleante cayó en la puerta del baño de la aeronave al momento del levantamiento el cadáver estaba en la fila 25, cual el motivo para que Maza informara que el delito se había cometido con una mini ingram y quién ordenó cambiar la hora del vuelo 14 horas antes de los disparos sin avisar a la escolta de la víctima.

El Cartel de Medellín protestó por la muerte de Pizarro —alias Carroloco— y acusó a la Policía y al DAS de manipular a la opinión pública a fin de tapar el atentado. Ese grupo de bandidos del narcotráfico trató a los uniformados de “fuerzas criminales de la Policía” y comunicó al país que sin participación y complicidad oficial era absolutamente imposible para un solo mercenario matar a una persona extraordinariamente protegida.

¿Quiénes fueron cómplices en la eliminación de Pizarro? Amigo lector haga usted su propia deducción; aún no tengo la mía.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net