l
Opinión / DICIEMBRE 20 DE 2023

El caso Rocha

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Episodio para serie Netflix -ya deben tener un acuerdo de exclusividad con el protagonista-, recién hechos públicos por agencias de investigación del país afectado; mejor, burlado, tras seguimientos, trampas, señuelos, de corte Hollywood, en procura de pruebas concluyentes del delito; su autor, hasta meses atrás libre de sospecha.  El juicio, de seguro conducente a severa condena, contra el espía cubano, Víctor Manuel Rocha, infiltrado en el servicio diplomático de Estados Unidos durante más de 40 años, luego de brillante trayectoria en las más renombradas universidades, y desempeños como embajador encargado o titular en varios países latinoamericanos, pone en seria duda, tanto el proceso de selección y seguimiento del personal del servicio exterior, como el laxo, descuidado, esquema de seguridad al interior de la médula estatal norteamericana. Es previsible: tras la inminente e ineludible confesión del ex funcionario, hasta ahora en goce de lujoso retiro, repudiado, dejado al azar por su familia en plena audiencia de formulación de cargos penales, se revelará información explosiva, confirmatoria, acerca de la activa presencia en nuestros países, de la inteligencia cubana, a lo largo de seis décadas. Asunto nada desdeñable, tomados en cuenta, el influjo abierto, pero sobre todo clandestino, soterrado, del régimen cubano, desde su llegada al poder, agonizando los años cincuenta del pasado siglo. Bajo la aureola romántica, inicialmente concedida a los barbudos, aplicando estrategias y tácticas de eficaz confección, la dictadura comunista isleña ha venido socavando la democracia “burguesa” en el continente desde su misma entraña, para implantar regímenes filosocialistas, totalitarios, últimamente auto rotulados, “progresistas”.

Gran parte de decisiones sensibles al interés continental y de cada país en particular, a nivel presidencial y del congreso de la Unión americana, se han basado en apreciaciones o recomendaciones de agentes de inteligencia y funcionarios diplomáticos. Hay notorias sincronías, por ejemplo, entre opiniones oficiales del ahora procesado, con acciones u omisiones de sucesivos gobiernos, durante los cuales creó y sostuvo la imagen de hombre de derechas, afecto incluso al expresidente Trump, mientras obraba a favor de los Castro y su círculo de poder. Un somero recuento de hechos en los cuales resulta obvio suponer la intervención cubana en varios países latinoamericanos, incluiría el surgimiento y apoyo durante décadas, de guerrillas urbanas y rurales -las colombianas, aún vigentes, conservan su poder destructivo-; en la penetración ideológica al interior de la academia, medios de información, rama judicial, en el sindicalismo; en la “toma” de organismos de derechos humanos, de minorías y movimientos ambientalistas, animalistas, étnicos, de género, de educación pública… Durante años recientes, cómo ignorar artimañas cubanas en las explosiones sociales, asociadas a violencia y vandalismo callejero, presionando cambios abruptos de orientación ideológica en gobiernos y congresos.  

Sus más vistosos éxitos, transformados luego en estrepitosos fracasos: el ascenso al poder de Allende, en Chile, años 70 -recordar la incómoda visita de Fidel, extendida a todo un mes; la toma del poder de Chávez-Maduro, en Venezuela y sus millones de míseros expatriados, el apoyo a Correa, en Ecuador, a Morales, en Bolivia, a los Kirchner en Argentina, entre otros. Armas, personal médico, asesores políticos, educativos, militares, hacen parte de los paquetes exportables de la tiranía cubana. Guatemala, Honduras, Nicaragua, son ahora objetivos al alcance de su brazo destructor. Es fácil concluir en la nefasta y creciente presencia de la inteligencia cubana en nuestra realidad  continental.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net