Opinión / MAYO 10 DE 2021

El estado de ánimo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Las condiciones psíquicas, el humor, los afectos, las relaciones entre energía y tensión y sus fluctuaciones, están moduladas por la satisfacción o la insatisfacción de diversas necesidades instintivas: hambre, miedo, incertidumbre, vacío, enojo,  rabia contenida, insatisfacción, vulnerabilidad, riesgo de no futuro generan una emoción colectiva acumulada en el tiempo que se transforma en un estado de ánimo disruptivo.

En el estado de ánimo de la sociedad colombiana influyen decisivamente dos factores: las instituciones políticas representativas que perdieron su capacidad transformadora y los actores políticos dominantes que ya no representan el sentir mayoritario de la población. A estos aspectos se sumó la pandemia y la muy regular capacidad del gobierno para atender y cuidar la salud de los colombianos que mostró las debilidades del sistema de salud controlados por las voraces EPS.

El gobierno Duque se inauguró con la derrota de sus objeciones a la JEP, luego el plebiscito anticorrupción que tuvo 11 millones de votos fue gran oportunidad de unir a los colombianos contra un flagelo por donde se pierde una quinta parte de los ingresos del Estado que obviamente tiene un impacto negativo sobre la cultura tributaria de los colombianos. El paro nacional del 21 de noviembre del 2019 le ofreció la oportunidad de percibir el estado de ánimo de los colombianos que no pudo disipar con una mesa de conversación fallida.

Duque se puso el uniforme de la Policía después de una noche de brutalidad policial, sin mostrar ninguna empatía con los familiares de las víctimas, no atendió las mingas indígenas del 2019 y 2020 agregando otra cuota de rabia en el estado de ánimo de la población. La cereza del pastel ha sido la indignación contenida con la persona de Alberto Carrasquilla hoy exministro de Hacienda. Este personaje ya había sido ministro de Hacienda del gobierno Uribe en donde promovió en mayo del 2005 la ley mediante la cual le quitó la mesada 14 a los pensionados y a los pocos meses firmó un decreto creándose para él mismo y los altos funcionarios del Estado 16 sueldos anuales. “Carrasquilla es célebre además por declarar que el salario mínimo en Colombia es ridículamente alto” promover las zonas francas libres de tributación y gestionar los bonos de agua que quebraron a más de un centenar de municipios y otorgar beneficios a las grandes empresas por 12billones de pesos en la reforma tributaria del 2019.

Estas acciones chocantes e indignantes del autor de la derrotada reforma tributaria, aunada a la percepción que el gobierno ha estado controlado por un jefe de Estado novato, sin experiencia, desconectado de la realidad, puesto allí por la influencia electoral de un Uribe en decadencia y con problemas judiciales, exacerbaron la indignación y explosionaron el estado de ánimo de los colombianos.

En estos días de paro y manifestaciones van más de 30 muertos y muchos heridos. El mundo tiene puesto los ojos sobre Colombia. Si declaran la conmoción interior como se ha venido mencionando, seguro agudizará las confrontaciones en la calle. Bien por los diálogos abiertos y ojalá que se concreten los cambios que los protestantes exigen.

Mi solidaridad con las familias de las víctimas.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net