l
Opinión / FEBRERO 20 DE 2024

El mundo del cuento

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En la creación literaria el cuento, narración breve con hechos reales o ficticios, es una técnica con una historia y un clímax, que a través de los años ha tenido cultores eximios como Guy de Maupassant, Edgar Allan Poe, Herman Melville, y entre los nuestros, Adel López Gómez, Humberto Jaramillo Ángel, solo por citar los que me llegan a la memoria.

El escritor colombiano Gustavo Páez Escobar vuelve a incursionar en la difícil elaboración de cuentos, con una obra1 que comienza a circular, como bien lo dice el periodista y escritor Héctor Moreno: “Domina, de verdad la difícil técnica del cuento. Dueño de sólida cultura, de una gran imaginación, que va más allá de la sicología, entreteje sus historias, sus “intrahistorias” , desde el interior mismo del hombre, de donde resulta que sus relatos tienen la fuerza de lo verosímil y el encanto de la fábula al mismo tiempo”.

En Brisas del atardecer, Páez Escobar inserta algunos cuentos publicados con anterioridad en el Espectador, El Tiempo y la revista Aleph de Manizales, además incluye hermosas ilustraciones que adornan su excelente trabajo literario, bien lo dice el ilustre maestro —ya fallecido— Óscar Echeverri Mejía: “El estilo de Páez Escobar es cuidadoso, limpio y claro. No emplea trucos neo-nadaístas, no distorsiona la trama, sigue la técnica clásica de la narrativa, en lo cual se emparienta con Carrasquilla, Efe Gómez y Adel López Gómez”2.

El texto reúne doce cuentos inéditos y diez ocho, publicados en otros medios del país, entre ese último paquete, debo mencionar Humo, que mereció elogios del reputado crítico literario Ebel Botero —profesor de la Universidad del Quindío en los años setenta del siglo pasado—“(…) El que más me gustó, me fascinó, fue Humo, pieza de antología, que demuestra enorme talento poético y filosófico”.

En su lectura debo confesar mi propia emoción con algunos textos de su bien logrado trabajo, por ejemplo, la hermosa página sobre la muerte de una mariposa, su cuento Silvana” (…) Se había producido el milagro del amor, que no podía ignorarse. Silvana percibía en su alma el oleaje del mar, y en medio de las olas, veía navegar la carta mágica que al fin había llegado a su destino (…), y su profundo conocimiento del alma humana, que vierte al papel con acierto literario.

Autor de varias novelas, de otros libros de cuentos, y un apasionado y brillante columnista, Gustavo no se quedó con los primeros esfuerzos del trabajo bancario, y con los años liberó al inmenso escritor e intelectual que llevaba dentro de sí y para buena suerte de la cultura, ha podido plasmar una obra literaria que enorgullece a Boyacá, al Quindío y a Colombia. Muy bien querido Gustavo Páez Escobar.

Octavio Guzmán Baena

Brillante científico nacido en Calarcá, muy joven estudió en Bogotá en la Universidad Nacional y luego se hizo físico nuclear en Alemania; ciudadano sin tacha y de profundas convicciones sociales, expreso mi pesar a su familia.

1 Páez Escobar, Gustavo. 2023. Brisas del atardecer. La serpiente emplumada. 215 páginas.

2 Echeverri Mejía, Óscar. La Patria. 08-01-82


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net