l
Opinión / DICIEMBRE 20 DE 2022

El negocio del fútbol

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El fútbol es un deporte que mueve 3.500 millones de aficionados en el mundo, que ha logrado ganar espacio entre las marcas de tipo global quienes lo manipulan para atraer a sus clientes. El mundial de fútbol que comenzó hace 92 años con 93 mil espectadores en el estadio de Montevideo, hoy ha logrado tener 21 mundiales que han movido millones de dólares a la economía, aquí los ganadores no son los equipos, son las empresas y las marcas. Según la FIFA en el mundial de este año se movieron US$10.000 millones de dólares, entre ingresos directos e indirectos. 

Un negocio que recibe dinero por los patrocinios, derechos de transmisión que alcanzan la cifra de US$2.000 millones dólares, para que puedan transmitir la señal en el mundo. Mientras que por el uso de la marca, Fifa recibe US$1.500 millones, en gran parte por la venta de ropa deportiva. A los diferentes estadios entraron aproximadamente 1.5 millones de visitantes, generando US$500 millones de dólares por boletería; donde se podían encontrar boletas entre 69 dólares hasta 1.067 dólares para la final. Es toda una cadena que mueve la economía por medio de alojamiento, comercio y transporte; cada equipo es patrocinado por grandes empresas deportivas como Nike, Adidas, Puma y Le Coq Sportif, pero no es gratis, saben que lo invertido se recupera con beneficios en la venta de ropa deportiva del mundial. Un mercado donde cada camiseta puede valer entre 80 y 100 dólares y logrando tener ventas de 17.7 millones de camisetas sin incluir uniformes completos, sudaderas, maletas o tenis. 

El mundial se convirtió en un mercado de un selecto grupo de empresas de tipo global como Hirense, McDonald’s, Budweiser, Adidas, Coca-Cola, Visa, Wanda Group, Hyundai, Kia y hasta el nuevo banco colombiano Nubank y Rappi, que durante la fase de clasificación patrocinaron a Colombia. Pero todo no es color de rosa, las leyes de Qatar afectaron a compañías como Budweiser por la no venta de cerveza, generando pérdidas inmensas. 

En el caso de Colombia, este es un negocio igual, que una empresa industrial exporta al año $180.000 millones en futbolistas y genera inmensos ingresos en ventas de cerveza y televisores. Mientras los derechos de la liga nacional y los partidos de la selección generan US$50 millones para este sector. Quién lo creyera, pero el deporte en Colombia aporta al 3.3 % del PIB y genera 400.000 empleos, pero en el caso del fútbol es un mercado cautivo al que se le puede vender todo tipo de productos ya que, en el país, mueve 7 millones de espectadores, ya sea a través de la televisión paga o en la compra de boletos al estadio. ¿Qué están haciendo gobiernos departamentales y nacionales para que el potencial inmenso de los barrios no se pierda en la droga y la falta de oportunidades y sean grandes deportistas de tipo global?


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net