Opinión / SEPTIEMBRE 15 DE 2021

El poder de las relaciones

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Las relaciones son un intercambio de energías, todo tipo de interacción que generamos con otra persona. Cada relación está constituida por un intercambio, donde la energía que recibimos y damos al otro, cumple una función fundamental en la forma en la que nos apegamos y construimos la relación.

En las relaciones de pareja se dan ciertos intercambios de energía que sugieren poder frente al otro, esto puede pasar en la mayoría de relaciones sin que las personas se den cuenta y no necesariamente son procesos patológicos de emparejamiento, por el contrario revelan las características humanas de consolidación de núcleo y de búsqueda de equilibrio.

Desde ese análisis realizado en las relaciones, se puede observar que hay tres poderes que refuerzan la estructura relacional de una forma más saliente: uno de esos poderes es la belleza física, cuando una de las personas de la relación es más atractiva o su belleza está más ceñida a los modelos o estereotipos actuales.

El segundo poder es la juventud, cuando una de las personas es más joven que el otro y la diferencia de edad es notable en términos de ciclos vitales o desarrollo, esto lo vemos en parejas en las que la diferencia de edad tiene que ver incluso con una diferencia en la generación a la que pertenecen.

El tercer poder es el dinero o los recursos materiales y profesionales, cuando una de las personas de la pareja es quien tiene la posibilidad de aportar económicamente en la relación, ha tenido más desarrollo profesional o tiene posibilidades económicas diferentes al otro.

Estos tres poderes los encontramos constantemente en nuestra sociedad e incluso se está normalizado en nuestra mente, un ejemplo de esto son los sugar daddy, donde una persona que podría ser el padre de la otra persona tiene un poder frente al otro y lo ejerce sintiendo que puede tener juventud o belleza, pero, al mismo tiempo, el otro ejerce su poder mostrando vitalidad y belleza sintiendo que puede conseguir dinero o elementos materiales.

Muchas veces sin darnos cuenta tratamos de ejercer poder al interior de la relación, esto puede ser negativo si no reconocemos que lo más importante no es el poder que tenemos frente al otro, tal vez lo más importante sin importar el tipo de relación es la energía que nos pueda llevar a ser mejores como pareja, es encontrar en el otro una conexión real sin importar que tipo de poder tiene, es decir, si es más joven o más viejo, tiene más o menos belleza, más o menos dinero.

Ninguno de los poderes de los que hablo son tan duraderos, el dinero se puede acabar, la juventud tiene fecha de vencimiento y la belleza estereotipada se va con la misma juventud, al comprender esto deberíamos invertir más en conectarnos con la energía más profunda de cada persona y buscar en la pareja esa esencia que puede hacer que encontremos el amor.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net