l
Opinión / ABRIL 21 DE 2024

El Sándwich Elvis

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Elvis, el Rey del Rock and Roll no solo era famoso por su buena música y su carisma, su apetito también era legendario. Se estima que consumía veinte mil calorías por día.  De acuerdo con diversos medios, Elvis era capaz de comerse medio litro de helado antes del desayuno, acompañado de galletas de chocolate. A media mañana engullía huevos con tocineta, panquecas y salchicha. A diario bebía unos tres litros de Coca-Cola y consumía su tentempié favorito, el Sándwich Elvis, unas tres veces al día. 

Para comienzos de 1977 y, de acuerdo con el periodista Tony Scherman, Elvis se había convertido en una caricatura grotesca de él mismo. Pasado de peso y con su mente opacada por las drogas legales e ilegales que consumía, casi incapaz de sacar adelante sus breves conciertos. Elvis sufría diversas enfermedades: glaucoma, hipertensión arterial, daños en el hígado y megacolon. El 16 de agosto del mismo año, a las tres y media de la tarde, Elvis Presley moría en su mansión del 3754 del Elvis Presley Boulevard, en Memphis, Tennessee, por un paro cardiaco. Su pareja, Ginger Alden, lo encontró en el suelo del baño, boca abajo. Un equipo de reanimación intentó salvarle la vida sin éxito. Diez médicos le practicaron la autopsia al abultado cuerpo sin vida del artista durante 4 horas. Las muestras de orina, sangre y tejidos que se tomaron, detectaron la presencia de diez sustancias, entre las que se encontraban varios tipos de opiáceos.

Elvis murió a la temprana edad de 42 años por una combinación de factores, y no solamente porque consumiera tres veces al día un sándwich, aunque es posible que sí haya contribuido. Definitivamente su estilo de vida sedentario, su consumo excesivo de alcohol, drogas y medicamentos, aceleraron su prematuro deceso.

Hago todo este contexto porque es importante que la receta que voy a darles a continuación no la tomen como un nuevo elemento en su dieta diaria. El Sándwich Elvis es rico, bien rico, pero también es un exabrupto; una de las pocas cosas que van encima de los helados y las donas en mi lista de “alimentos” que se deben comer muy pocas veces al año.

Aquí les va la receta:

1. Tostar en una sartén la tocineta por ambos lados. Primero cuatro tiritas más tostadas y luego otras cuatro un poco menos doradas.

2. Colocar en la base del pan una capa de mantequilla de maní, encima los dos tipos de tocineta y encima de ella el banano cortado en rodajas dispuesto por todo el sándwich.

3. Terminar con una cucharada de miel por encima y untando el resto de la mantequilla de maní sobre el otro pan.

4. Cerrar el sándwich y tostarlo en una sartén con un poco de mantequilla de vaca, vuelta y vuelta, para que se dore por ambos lados. Para que no se desmorone, se le puede dar la vuelta con un plato.

5. Cortar por la mitad y servir.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net