Opinión / MARZO 20 DE 2018

Entre maquinarias y clientelismo I

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Finalizaron las elecciones legislativas 2018 en el país, con imperceptibles cambios en el mapa del poder político en el Quindío, que como en años anteriores, lo definieron nuevamente las maquinarias y el clientelismo político, exceptuando la curul a Senado, obtenida por el partido político Mira.

Los quindianos que votaron a la Cámara de Representantes, a la cual aspiraban 18 candidatos de seis partidos políticos: Liberal, Centro Democrático, Cambio Radical, partido de La U, Mira, y una coalición de centro izquierda, conformada por la Alianza verde, Compromiso Ciudadano y el Polo Democrático, sus mayorías en la representación del partido Liberal Colombiano, el Centro Democrático y Cambio Radical, depositaron su confianza política en los candidatos Luciano Grisales Londoño del partido Liberal y Diego Javier Osorio Jiménez del Centro Democrático, ambos, apalancados en las maquinarias aceitadas tanto de la alcaldía de Armenia como de la gobernación del Quindío, demostrando una vez más, que la fuerza política regional está localizada en esos dos fortines.

Pues es claro que los partidos políticos en el poder, logran consolidarse por medio del control burocrático, es decir utilizando el erario en beneficio del candidato, como evidencian las irregularidades presentadas al respecto ante la Procuraduría, la Moe, las denuncias en algunos medios de comunicación del orden nacional y en redes sociales y los cerca de 2.000 contratos que se suscribieron en el Quindío previo al inicio de la ley de garantías electorales con el fin de cumplir estos fines políticos.

Allí los contratistas fueron obligados a cumplir horarios, hacer campaña en los barrios, a organizar reuniones, a hacer el puerta a puerta, a hacer boletines de prensa y llenar planillas con listas de 30 votantes por cada contratista, a votar por los candidatos que se promovieron desde las administraciones, pero además comprar los bonos con los cuales se recauda el dinero para financiar el candidato.

Así mismo el tercer candidato que obtuvo curul, y repite por tercer periodo consecutivo, fue Atilano Giraldo de Cambio Radical, a quien le atribuyen las mismas prácticas políticas utilizadas por todos los aspirantes en el Quindío, para mantenerse en el poder.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net