l
Opinión / OCTUBRE 25 DE 2023

Entre puentes

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Sí, aceptémoslo, es de veras asombroso, insólito, a la luz de la experiencia, el cumplimiento de la fecha prevista por el concesionario, para la entrega del nuevo puente sobre el río La Vieja. Recién ocurrido el colapso del anterior, sector de El Alambrado, en vista de la gravísima afectación a la principal troncal del país, se decidió emplear como solución permanente, una estructura de similares especificaciones y dimensiones, originalmente destinada a otra vía nacional. Olvidaron, lástima, que la intervención completa tendría que haber incluido otra, para la futura doble calzada. Pero, por suerte, funcionaron esta vez cronogramas, cálculos estructurales, de costos, e imponderables, dando solución al obstáculo en tiempo récord. Ninguna objeción al tropical festejo, tricolor nacional flameando al viento, notas marciales del himno patrio, y demás expresiones de contento. Reconocer méritos en este aspecto, sin embargo, no resuelve otros, derivados del asunto de fondo: ¿quién asume la responsabilidad civil, económica y social del desastre? ¿Qué resultado arroja la investigación sobre la tragedia que cobró vidas humanas y pérdidas materiales aún sin cuantificar? ¿De qué manera se compensarán las pérdidas reales sufridas por industrias, comercio, operadores turísticos, y demás comunidad, afectados? ¿A cargo de quién o quiénes queda el millonario costo de la reposición del puente? ¿A cuánto asciende la cifra?

Habituados al silencio oficial en trances semejantes y a la inacción de medios de información y veedurías cuando se trata de indagar al poder, tememos que jamás se obtendrán respuestas veraces. El velo tendido sobre ciertos sucesos de interés público, como siempre, obrará. Persisten sí, en el plano nacional, pese a entrega de avances parciales a cargo de concesionarios y uno que otro de Invías, varias dudas y negativas certezas respecto a la infraestructura vial. De una parte, tras sucesivos desastres por colapsos de puentes, viaductos, y tramos de vías, algunos incluso antes de ser inaugurados, justo es cuestionar la calidad y probidad ética de la ingeniería colombiana. La suma de pérdidas, tanto para las finanzas públicas como a cargo del bolsillo de afectados directos e indirectos, arrojaría cifras inimaginables; todo imputable a empresas y profesionales, ineptos en los dos valores básicos: buena fe y conocimiento técnico. Por otra parte, luego de años, de décadas, comprometidas billonarias inversiones en infraestructura de vías, los resultados no colman las expectativas. La capital, caótica en cada temporada o puente festivo en todas las vías de acceso y salida, sin poder segregar vehículos de carga; lo mismo Medellín, que enfrenta serios problemas de conectividad con el centro del país, con el Eje Cafetero y el Pacífico. Vías al Llano, a las costas, a Nariño, la urgente doble calzada Calarcá- La Paila, entre otras, no superan la precariedad, aquejadas siempre por incumplimiento de plazos, fallas constructivas, exclusiones e imprevisiones.  

Si a todo lo anterior añadimos la baja sintonía mostrada por el gobierno Petro con el tema infraestructura, y su explícito propósito de moderar el impulso heredado de gobiernos anteriores, el panorama de dotación vial de nuestra Colombia, como ocurre con los demás componentes del desarrollo, es oscuro.  

La esperanza de contar a mediano plazo con una red de adecuadas especificaciones, para enfrentar las exigencias de un mundo en vertiginoso avance, se esfuman. Mientras el resto del globo tiende a trabajar, a avanzar hacia el bienestar general, a velocidad supersónica, nuestra esquina suramericana, premiada con dos mares, tres cordilleras, cumbres, llanuras y valles, lo hace a paso de tortuga.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net