Opinión / MAYO 10 DE 2021

Están matando el presente

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

¿Presidente Duque:  

Están matando el presente, el futuro y la esperanza de la Patria

Ya desde la baranda observamos que el pueblo colombiano ha dicho basta y que la situación apenas comienza, pues la profunda crisis es más grave de lo que parece. Exaltando el diálogo y la concertación en función de soluciones inmediatas de fondo o adelanto de elecciones, encontramos: 

1- Que duele mucho, y enviamos condolencias a las familias de ambos bandos por las víctimas causadas durante los hechos luctuosos desde el 28 de abril.

2- Que rechazamos todo tipo de violencia o brutalidad, venga de donde viniera, que atente contra el derecho a la vida o la dignidad del ser humano. 

3- Que debemos reflexionar y no perder la perspectiva, sobre cuál fue la causa y no solo los efectos de la presente crisis creada por los gobernantes de dentro y fuera del país. 

4- Que estamos acostumbrados a que siempre el pueblo civil o uniformado, es quien aporta los muertos, los heridos, los presos y demás víctimas. Que todo termina al tiempo que suelten los detenidos, se entierren a los seres queridos, encuentren a los desaparecidos así sea presos o en fosas comunes, reintegren a los despedidos y prometan “exhaustivas investigaciones”, con cambios de fichas o renuncias aparentes para que todo siga igual.  

5- Hasta ahora, según informes contradictorios sobre muertes, heridos, presos, desaparecidos, asesinados y daños; son cientos y miles sobre todo en nuestra querida Cali, ya que la verdad es la primera que manipulan, particularmente ahora que los órganos de control, cediendo inconcebiblemente su facultad vigilante, han renunciado a su deber constitucional y le han entregado al ente acusador, el deber de suministrar la información de víctimas, masacres y afectados.

6- Obsérvese que, con excepción de los veteranos integrantes del Comité Nacional del Paro y muchos transportadores, objetivamente es a los jóvenes como Lucas Villa, Santiago Murillo, Marcelo Agredo, entre otros, contra quienes se dirige la violencia criminal y el salvajismo, como queriendo amedrentar a sus familiares y a su generación pretendiendo acabar la esperanza de las familias y la nación entera. Por su puesto que también reprochamos la muerte violenta del capitán Jesús Alberto Solano, heridos y agredidos de la policía, que también son pueblo transitoriamente uniformado.

¿Preguntamos, donde están los verdaderos causantes de esta  profunda crisis que el constituyente primario venía arrastrando de tiempo atrás y estalló con los abusos de una reforma tributaria lesiva para los más pobres, clase media y que afecta también el gran negocio de la salud? Creyeron que como nos tienen encerrados y controlados por una de las peores pandemias de los últimos tiempos y el carácter dócil de los colombianos, era la hora de asestarnos tremenda estocada a nuestras exiguas finanzas y a la canasta familiar.

6- Cierto es, que estos emisarios del nuevo orden mundial y de la cuarta Revolución Industrial, han recibido de los dueños del mundo, la directriz de reducir la población a como dé lugar, enriquecer aún más a los más ricos, acabar la clase media aumentándole impuestos, generando hipotecas e imponiéndoles intereses usureros, quitándoles sus pocos bienes, embargándolos para la voracidad de los grupos financieros, y de un Estado alcabalero, pauperizando miserablemente aún más a los pobres, consumidores con necesidades insatisfechas, muchas veces creados por la misma sociedad de consumo. Ahora estigmatizados indiscriminadamente como simples vándalos, para criminalizar fácilmente la inconformidad ciudadana, que es como le llama el escritor  Zygmunt Bauman en su obra: La Educación en un Mundo Líquido. 

No les va a ser posible acabar con las nuevas generaciones de jóvenes que como Lucas Villa, con sus cantos, danzas, música, cultura y alegría han dejado su sangre en el camino y siguen estimulando con su sano ejemplo la protesta y la razonable inconformidad ciudadana. 

Proponemos abrir la discusión inmediatamente, sobre: 

-    Al desarme de los espíritus guerreristas y agresivos, oponer la cultura de la paz. 

-    Acudir a las reservas, al banco emisor y al desmonte de la burocracia estatal para aliviar la asfixia económica.

-    Despolitizar los órganos de control y la Fiscalía. 

-    Permitir suministros de alimentos y combustibles para la supervivencia, el trabajo campesino y la industria productiva. 

-    Desmontar el paramilitarismo urbano/rural y la corrupción. 

-    Cumplimiento pleno de los acuerdos de paz y protección real a los líderes sociales, comunitarios y excombatientes. 

-    Que la Fuerza Pública cumpla las funciones constitucionales para la cual fue creada.

-    Suspender las fumigaciones aéreas con glifosato.

-    No permitir que se desvíe la magnitud de la crisis con un partido de fútbol, circuito ciclístico, concierto comercial o una catástrofe artificiosamente creada. No al pan y circo.

-    Alto al fuego cruzado y al abuso policial o antisocial. Sí al diálogo y la conciliación.

-    Exigir de los medios de información: verdad, imparcialidad y objetividad. 

-    Revisar y cambiar políticas internacionales y gran parte de la diplomacia exterior.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net