l
Opinión / MARZO 14 DE 2023

Federación Nacional de Cafeteros

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El desarrollo de Colombia se debe en gran medida a un producto: el Café. Traído a Colombia en 1730 por los jesuitas, fue impulsado por el sacerdote Francisco Romero que, por medio de penitencias, llevó a sembrar café a los feligreses en el Norte Santander en pueblos como Durania y Salazar de la Palmas, cultivo que luego se regó por toda Colombia, donde el clima era óptimo, convirtiéndolo en el principal producto de exportación. En 1835 se exportaron los primeros 2.565 sacos, hoy se exportan 11.4 millones de sacos, según la Federación Nacional de Cafeteros. Un emprendimiento que empieza en Santander y se potencializa en Caldas a principios del siglo XX, con una empresa del manizaleño Gonzalo Serrano, considerado por el New York Times como el “Rey del Café”, quien estandarizó la producción, embalaje y comercialización para exportación, generando una transformación del transporte, lo que llevó a Manizales un desarrollo sin precedentes en el país. El dinero recibido por la pérdida de Panamá y la miopía del gobierno de la época sirvieron para impulsar el desarrollo cafetero del país, el café trajo grandes avances como la llegada de las vías férreas que servían para sacar los bultos a los puertos y un sinnúmero de vías para comunicar las veredas y los pueblos. Se desarrolló el primer laboratorio de investigación: Cenicafé, para el campo, produciendo plantas mejoradas. Es un sector empresarial que logró vender USD$2.655 millones en el 2022, por encima del petróleo y el carbón. El impacto al desarrollo económico de las regiones es muy importante, ya que se tienen sembradas 844.744 hectáreas de café y se benefician 546.382 familias cafeteras ubicadas en 23 departamentos. Los pueblos cafeteros muestran su prosperidad frente a otros cultivos o sectores pecuarios, las buenas administraciones de principio de siglo permitieron traer al campesino cafetero acueductos rurales, vías de buena calidad, escuelas, transferencia tecnología, educación y mejor la calidad de vida de cada familia. En los últimos 50 años, los directivos, elegidos como gerentes general, llevaron la organización a situaciones críticas, que afectaron la salud económica de la Federación de Cafeteros y que afecta las familias que representan, perdiendo grandes empresas como Bancafé, Flota mercante Grancolombiana, entre otras. La elección del nuevo gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros es de mucha importancia para el sector empresarial cafetero. Los tres elegidos deberán estar en los 15 comités del país para dar a conocer sus propuestas donde finalmente el Congreso Nacional Cafetero extraordinario elegirá al nuevo gerente. En 1.927 se unieron los cafeteros para formar esta entidad, hoy se deben unir los cafeteros para elegir bien a sus directivos. Y ¿cómo ganan todos en esta nueva elección?


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net