Opinión / ENERO 24 DE 2021

Fortaleza y adversidad

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Una de las actividades que mayor placer me genera y que más he extrañado en este tiempo de cuarentenas y confinamientos, es visitar librerías en busca de títulos nuevos.

Guardados todos los protocolos visité una hace algunos días y me encontré con muchos libros que figuraban entre los más vendidos y hablaban acerca de cómo manejar y sobreponerse a los eventos difíciles. Que nos ayuda a no quedarnos atrapados en el miedo, la parálisis, la angustia y la desesperanza frente a situaciones límite que nos ponen en “jaque mate”.

Es que la adversidad es una situación compleja y estresante que implica pérdida y provoca sufrimiento, dolor o malestar poniendo a prueba nuestra capacidad de adaptacion y ajuste. Es esperable cuando menos que busquenos guias, estrategias y distintas opciones para superarla y recuperar el equilibrio.

Alguna vez escuché que pensar el mundo en dicotomías, es decir ver las dos caras de  la moneda, resultas útil. Creo que en este caso viene muy bien ver el otro lado y creer que esta condición puede convertirse en un aliado emocional que tiene poderosas y permanentes enseñanzas.

Todo aquello que nos hiere y no nos aniquila, finalmente nos fortalece, decia Nietzche. Bajo esta premisa creo firmemente que en las crisis avanzamos más que en cualquier momento de la vida. O sucumbimos también.

La idea es no perecer y convertirla en una oportunidad para fortalecer el músculo de la confianza en nosotros mismos que nos permita poner a funcionar los  recursos de que disponemos y que con frecuencia no usamos en la vida cotidiana normal. De esta manera es mas fácil  gestionar salidas que ayuden a avanzar y superar las circunstancias adversas.

Volver la fortaleza una virtud de la adversidad pasa por capitalizarla como una posibilidad que vaya más allá de “soportar” con valentía y coraje el embate de las dificultades, aunque esto también hace parte del proceso. 

Implica varias acciones tales como plantear varios significados a la situación que estamos viviendo y apreciar los matices, ver y juzgar las visas en sus aspectos más favorables, es decir con optimismo realista. Asumir con flexibilidad el desarrollo de nuevas ideas, usar nuestros talentos para encontrar abordajes nuevos y construir motivos poderosos que llevan a la acción a pesar de sentir miedo, incertidumbre e inseguridad .

De que disponemos para lidiar mejor con una circunstancia adversa está relacionado de manera significativa con el lugar desde donde se ve la crisis. Aunque es importante reconocer nuestras debilidades y asumir las vulnerabilidades, adelantamos más en el camino de las soluciones  si partimos de nuestras fortalezas.

Puede resultar una tarea útil en este momento, identificar con cuáles contamos.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net