l
Opinión / DICIEMBRE 02 DE 2023

Fosse: mañana y tarde (1)

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

“¿Para quién escribo? Para Dios. Escribir es como rezar”, testifica Fosse, teocéntrico. Tal particularidad religiosa me acerca demasiado a él. Y a su bibliografía. Si desea leer al escritor noruego Jon Olav Fosse; si pretende profundizar cualquier cadencioso libro de uno de los más sólidos premios Nobel de literatura en los recientes 20 años, novelista contemporáneo con una de las más flexibles prosas narrativas de los 116 escritores a quienes se les ha otorgado el célebre galardón; si puede leer de Fosse su nouvelle Mañana y tarde, en cualquier momento o durante la noche cuando el desbocado insomnio le compruebe que sigue solitario en su alcoba y a nadie importan sus desvelos; leerlo, mientras a su lado tantos viven y tantos de quienes existían ya están muertos; hoy, al agotársele otra semana de las que le restan de vida, le insinúo intimar con dicho libro. Emprender la lectura de tan vertiginosa noveleta. Tal vez, como Sebastián mi instruido amigo orgulloso de “no ser novelero”, usted nunca alternará con esta novela. Y ninguna, del medio centenar de libros publicados por Fosse. Mucho menos con Septología. Libros costosos. Esto le distanciará de su expresivo universo. Tampoco leerá su teatro, aunque este piadoso escritor católico noruego, quien con frecuencia comulga en su pueblo, sea un descomunal dramaturgo contemporáneo. Nunca conocerá sus relatos. Tampoco sus ensayos y mucho menos su poesía. El tiempo que usted dilapida enterrado, y hundido, y sumergido, y sepultado entre su celular, no le admitirá una hora sosteniendo el libro en las manos y realizando satisfecho, perceptivo, el nada sencillo proceso visual de la lectura. Usted no tiene tiempo para libros. Usted es otra marioneta más en las mallas de un nano influencer. O un micro influencer. O un macro influencer. O un mega influencer. O un celebritie. O un influencer de nicho. O un professional influencer. O un brand advocate. O un everyday influencer. Pobrecito usted, se embrollará con la manera de escribir Fosse. Estas fases del día, Mañana y tarde, según lo advierte tan certero y metafórico título, corresponden al primero y último día de la vida del pescador Johannes. Principal protagonista. Horas anteriores al nacimiento y ulteriores a su muerte. Este espectral flujo de conciencia de Johannes con exclusión total de guiones formales en los diálogos; no puntear la conclusión de enunciados; extendidos párrafos sin puntos seguidos; continuidad turbulenta de oraciones separadas por comas y uso iterativo, casi que monótono, de la conjunción copulativa «y», no están dentro de sus habituales parámetros de lectura, suponiendo que usted lea novelas. El tiempo despilfarrado dentro de su celular, desordenándose entre diversas aplicaciones, se le acaba mientras hace incontables envíos y reenvíos pueriles. No querrá leer Mañana y tarde.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net