Opinión / NOVIEMBRE 22 DE 2020

Fratelli Tutti (IV)

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La semana anterior comenzamos a hablar de la “mejor política”, que corresponde al capítulo V de la carta encíclica del Papa Francisco, Fratelli Tutti. En este contexto quisiera profundizar sobre los desafíos de la política al servicio del bien común y de la paz, que favorezca la capacidad de vislumbrar un ‘cambio en los corazones humanos, en los hábitos y en los estilos de vida’. Un primer desafío es superar la cultura individualista, que termina favoreciendo a los que ya tienen demasiado; un segundo desafío lo constituye la calidad en las relaciones humanas, delineada por la tarea educativa, el desarrollo de hábitos saludables, la capacidad de pensar la vida más integralmente, la hondura espiritual’. Es imperiosa, en tercer lugar, ‘una política económica activa orientada a promover una economía que promueva la diversidad productiva y la creatividad empresarial’. De nuevo el Papa insinúa el rico humanismo, del que es abanderada la Iglesia, pues en el centro debe estar siempre la persona y por lo mismo, la necesidad de ayudarle a crecer en su dignidad, lo que exige una respuesta concreta: tierra, techo y trabajo para todos. Un cuarto desafío consiste en superar las barreras de una economía descarnada, ‘la especulación financiera’, el abuso de poder, darnos cuenta que no todo se resuelve con la libertad de mercado y superar ciertas visiones economicistas cerradas, que el Papa llama ‘monocromáticas’, que no dan lugar a la transformación laboral y anulan toda expresión de los movimientos populares. Asimismo, es urgente superar ‘esa idea de las políticas sociales concebidas como una política hacia los pobres, pero nunca con los pobres, nunca de los pobres y mucho menos inserta en un proyecto que reunifique a los pueblos’ ¿para qué tantas políticas públicas si la inversión no es realmente operativa, eficiente, integral? Un quinto desafío, surge de la reflexión sobre la crisis financiera del 2007-2008, que ni siquiera permitió reaccionar ante los criterios obsoletos que siguen rigiendo el mundo actual y el consiguiente axioma ético de dar a cada uno lo suyo; consiste en la necesidad de ‘una reforma de la ONU, así como de la arquitectura económica y financiera internacional, en orden a dar una concreción real al concepto de familia de naciones’. En este sentido, el Papa reconoce el papel que juegan las agrupaciones y organizaciones de la sociedad civil que ‘ayudan a paliar las debilidades de la Comunidad internacional’. 

Continúa la reflexión del Papa preguntándose: ¿Puede funcionar el mundo sin política? ¿Puede haber un camino eficaz hacia la fraternidad universal y la paz social sin una buena política? Luego, propone una ruta: una política que no esté sometida a la economía, que piense con una visión amplia, capaz de reformar las instituciones, pensando en el bien común, avanzando hacia un orden social y político cuya alma sea la caridad social. De ahí brota la invitación: “convoco a rehabilitar la política, que es una altísima vocación, es una de las formas más preciosas de la caridad, porque busca el bien común”. La buena política, dice el Papa, ‘busca caminos de construcción de comunidades’ y, en este sentido, “la actividad del amor político comporta un ‘amor elícito’, que son los actos dirigidos a personas y pueblos y un ‘amor imperado’, que impulsa a crear instituciones más sanas, regulaciones más justas, estructuras más solidarias”. Se trata de un amor preferencial por los últimos, que integra y reúne, que se expresa en la apertura a todos, que sabe escuchar al otro, que difunde la cultura de la tolerancia, la convivencia y la paz. En fin, la buena política concluye el Papa, une al amor la esperanza, la confianza y, plantea: “la auténtica vida política fundada en el derecho y en un diálogo leal entre los protagonistas, se renueva con la convicción de que cada mujer, cada hombre y cada generación encierran en sí mismos una promesa que puede liberar nuevas energías relacionales, intelectuales, culturales y espirituales”.  
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net