Opinión / FEBRERO 24 DE 2021

Imagen y amor propio

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La imagen personal no es solo un concepto frívolo y que tenga que ver con estándares de belleza y consumismo, también se refiere a un proceso de amor propio y autoestima que refleja tu sicología y lo que tienes en el interior.

La imagen ha construido una industria completa donde hombres y mujeres se guían por referentes de belleza y estándares que tienen sus influenciadores universales y es cambiante dependiendo de cada época. Es por esto que existe la moda, el maquillaje, las cirugías estéticas, las dietas y la cosmetología que aporta a un proceso de sentirse bien consigo mismo.

Muchas personas evaluarán todo el concepto de imagen vendido por el mundo como un patrón repetitivo carente de profundidad y lo cierto es que detrás de esto hay todo un constructo sicológico bastante interesante de analizar.

Cuando una persona desea verse bien y trabaja para ello potenciando las características de su cuerpo y personalidad proyecta seguridad, amor y equilibrio, y esto es algo que simplemente se percibe sin necesidad de hablarlo, es complicado conseguir esto si la persona trata de fingirlo o quiere cumplir con un estándar que  se acomode a su cuerpo o forma de ser y mucho menos si la persona se obsesiona por ello queriendo llenar vacíos internos, ya que siempre tendrá que tener una nueva obsesión.

En las relaciones de pareja las personas se olvidan de su imagen por la seguridad que sienten, se descuidan o dan prioridad a los hijos, a la pareja o al trabajo, dejan de maquillarse, de invertir en su ropa, ejercicio y sana alimentación, o piensan que la imagen es para agradar al otro cuando lo más importante es sentirse bien y cómodos con ellos mismos.

Deberíamos volver a pensar en cómo nos vemos, cómo nos sentimos interiormente y qué queremos proyectar al mundo, amarnos y demostrar ese amor también con nuestro propio cuerpo sin referentes solo proyectando ese amor que tenemos y aprovechando nuestra particularidad para mejorar la imagen.

Si estamos en una relación sorprendamos cada día a nuestra pareja con un gesto de amor propio, hagamos un cambio, usemos algo nuevo, demos una sorpresa con nuestra imagen que impacte la expectativa del otro.

Si estamos solos tratemos de cuidar nuestros hábitos, hagamos algo por nuestra imagen, proyectemos al mundo algo nuevo, es por nosotros mismos y nos ayuda con nuestra propia autoestima.

No esperemos la aprobación de nadie simplemente seamos y generemos esa actitud frente a la vida que pueda proyectar una imagen positiva y agradable ante el mundo y ante nosotros mismos, mirémonos al espejo y aceptemos lo que vemos siempre con la tendencia a amarnos y a mejorar cada día.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net