l
Opinión / JULIO 20 DE 2023

Independencia, ¿pero cuál?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Llegó otro 20 de julio con su tradicional mito y gritó que supuestamente representa la independencia de la colonización española, unos la recuerdan como esa gran fecha de libertad, mientras otros no saben lo que celebran. Ese 20 de julio de 1810 la población percibía un ambiente duro como si fuera a ocurrir algo. Fue así que, a partir de esta fecha, sucedieron tantas cosas como un inicio del cambio de la historia del país como resultado de varias situaciones. 

Hoy el país pasa momentos similares a lo vivido en 1810, el 2023 será el año más importante para lograr la real independencia o el más delicado momento para seguir peor donde todos los actores públicos, privados, congresistas, el alto gobierno y la sociedad deben asumir la responsabilidad de los daños hechos, las injusticias, desigualdades que hay, el abandono a regiones o parte de la sociedad, a pequeños empresarios, al sector agrícola. Todo ello por esa poca voluntad de no atender a tiempo y con las reformas hechas en el pasado inoportunas, indebidas y no claras, hoy son la cuna de los daños que impulsa ese malestar que la misma clase dirigente y partidos, conociendo el dolor de esa sociedad o pueblo que los eligió, carece de ganas de solucionar. 

No hay que esperar que unos líderes provoquen actos peligrosos como la junta de notables en 1810 que propuso formar un incidente con los españoles y crear una situación conflictiva como fue el florero de Llorente. Hoy el país necesita de cambios en su estructura y servicios, pero, existiendo medios legales y procedimientos para lograr avances, el rechazo y defensa de intereses hacen que se crucen siempre con esa negativa de los mismos actores que deben realizar esas labores. No aspiremos a que suceda como el 20 de julio de 1810, día de mercado, donde indios, blancos, patricios, plebeyos, ricos y pobres se alzaron perturbando el ambiente. Los congresistas y el alto gobierno, responsables ante el país, no deben promover ni provocar un violento despertar del pueblo por luchas ideológicas, económicas, intereses de partidos o personales, deben dar soluciones a Colombia. 

Conmemorar una independencia que no existe, donde se vive más de las redes sociales, la corrupción, ilegalidades. Donde no se valora ni reconocer que parte de la sociedad y el mismo pueblo ya perdió esa creíble independencia, pues millones de colombianos están atados a la maniobra de terceras personas, congresistas y la clase política, que por no soltar el poder hacen hasta lo imposible repitiendo la misma estrategia de años, como es el abusar de la necesidad e ignorancia de un pueblo. 

El día que se juegue limpio y amplíen las inhabilidades, mínimo de 4 años para todos los aspirantes a cualquier cargo de elección popular, ese día conoceremos la segunda o nueva independencia del país, el inicio y derrota de la corrupción. 
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net