l
Opinión / MARZO 19 DE 2019

Israel startup

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Algunos de los países que más desarrollo tienen en el mundo, han logrado  enfrentar problemas como tamaño, falta recursos naturales, población, y se han convertido en líderes en diferentes áreas. Un ejemplo es Israel, con solo siete millones de habitantes, y una  superficie de 20.770 km, es uno de los mayores generadores de todo tipo de innovaciones con 63 empresas de tecnología  en la bolsa de Nasqad, por encima de países con mayor población como China o India.

 

¿Pero cómo lo ha logrado? Por medio del conocimiento y el desarrollo de habilidades de su población, sacándole provecho a su difícil entorno, generando uno de los ecosistemas de emprendimiento más exitosos en el mundo, valorando el riesgo y el fracaso  de su población como un símbolo nacional. Hace 40 años el país estaba basado en una economía agrícola, se enorgullecía de la exportación de naranjas. Pero a pesar de tener escasos recursos y estar inmerso en un desierto, es conocido como la ‘Nación Startup’, donde florecen 4.000 emprendimientos en tecnología año, con un desempleo del 5,5% y una deuda pública del PIB: 74%,  un PIB per cápita de 29.500 dólares por persona año, anualmente está produciendo 249 patentes, y en el ranking de las mejores universidades del mundo logra tener 2 entre los 30 primeros puestos. Se ubica en el 4 lugar a nivel global en inversión de capital de riesgo y está en el puesto 17 en el índice de desarrollo humano. Ha generado un orgullo en todos sus habitantes y la población  siempre está dispuesta a ver las cosas de una forma totalmente diferente y comercializable para el mundo, su población tiene la capacidad de tener una conversación en inglés sin mucho problema, tiene altos niveles de tolerancia al riesgo, y ha considerado que la educación, la formación y el emprendimiento son claves para cualquier ciudadano, entiende que no tiene tierras fértiles pero sí abundancia de talento y sabe que, o se convierte en una economía de conocimiento, o sencillamente desaparecerá. Tiene un alto nivel de  cooperación entre las entidades privadas, el Estado y las universidades, trabajan unidas a través de oficinas de transferencia como el Weizmann Institute y de la universidad de Tel Aviv. Lo cual ha llevado a decenas de grandes multinacionales de la tecnología como Intel, Microsoft o Cisco y centros de I+D.

Las startups en Israel florecen por todo el país, la mayoría de emprendedores  maduros saben que el mercado nacional es pequeño y que lo que produzcan debe ir a mercados internacionales.

El Estado, por medio de la iniciativa  Yozma, se encargó de activar el ecosistema de Venture capital del país atrayendo a lo más selecto del Venture Capital de USA, y al JVP-Jerusalem Venture Partners.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net