Opinión / OCTUBRE 18 DE 2020

Itinerario formativo y espiritual

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Durante estos domingos he compartido con ustedes temas de reflexión en torno al suicidio, el duelo y estrategias de afrontamiento. Hoy quisiera referirme a una estrategia que tiene que ver con el itinerario formativo y espiritual de las personas con ideaciones suicidas o de familiares y amigos que necesitan un acompañamiento especial ante la consumación del suicidio. Desde esta dimensión espiritual, podemos brindar a una persona en dificultades, herramientas claves para transformar sus pensamientos negativos, superar la pérdida y elaborar el duelo, aceptando su propia realidad y aprendiendo a convivir con el dolor. Este itinerario formativo parte de la pregunta existencial ¿Quién soy yo? ¿Qué será de mi vida? ¿Cuáles son mis talentos y mis limitaciones? De estas preguntas brota la inmensidad de valores sociales que al, asumirlos, nos ayudan a enfrentar las pérdidas, entre los que se destacan: la confianza, la sinceridad, la amistad, la alegría, la esperanza y, en este sentido, la familia como valor esencial que nos protege, cuida y debe generar un ambiente protector. 

En la medida en que se pueda dar cohesión a estos valores se puede encontrar una contención al problema y mitigar el daño. El itinerario implica la apertura al conocimiento, la disponibilidad para escuchar, la docilidad para dejarse ayudar y los buenos consejos que los facilitadores pueden ofrecer en el proceso formativo, que concluye profundizando en el desarrollo de habilidades para la vida y en la elaboración y diseño del propio proyecto de vida. 

Unido a lo anterior, la experiencia de una espiritualidad profundamente arraigada, sin fanatismos, sin sesgos religiosos, sino centrada en Cristo y compartida con los hermanos, permitirá asumir el dolor, la pérdida y generar nuevos comportamientos basados en la confianza y la seguridad de sí mismo. A través de la vida espiritual no se vive una evasión de la realidad como muchos podrían creer, ni mucho menos un refugio para ocultar nuestros problemas. Al contrario, cuando una persona desea elaborar su duelo, afrontar la realidad del suicidio, revisar su vida, la dimensión espiritual se convierte en una fortaleza. Si es una persona creyente podrá acercarse más a Dios y vivir, desde el misterio de la cruz, su propio misterio del dolor, recordando que lo que no se asume no se redime. Si no es una persona creyente es posible que sus amigos y familiares más espirituales le brinden tranquilidad y calma acercándose y hablándole al oído sobre su apertura a la dimensión espiritual; escuchar la voz de Jesús: “vengan a mí, los que están cansados y agobiados que Yo los aliviaré” (Mt 11, 28) será un acto de fe y una respuesta de amor. En este itinerario formativo y espiritual la persona experimenta compañía, siente que no está solo y, en este camino, las instituciones pueden aportar para que se fortalezca una red de apoyo que coadyuve en procesos de sanación interior y de compromiso social.

Desde SERVIDA, la Vida es sagrada, programa de la pastoral de matrimonio, vida y familia de la diócesis, venimos construyendo una red de contención. Sé que nos falta mucho para blindarnos frente a un flagelo como el suicidio, que va creciendo y cobrando vidas, sin importar, edad, raza, sexo, credo, etc., pero sí podemos prevenir. Lo que necesitamos es que cada institución gubernamental o no gubernamental, los medios de comunicación, las JAL, las juntas comunales, las agremiaciones, los voluntariados, las instituciones educativas, los organismos de control, la policía nacional, el ejército, las diferentes denominaciones religiosas, las fundaciones y ONGs, las familias, se unan al liderazgo de la diócesis para frenar el avance del suicidio, la drogadicción, la prostitución y de otros males que aquejan a nuestra sociedad quindiana. Es la hora de la fraternidad, trabajando sin protagonismos y poniendo nuestro granito de arena a la construcción de una sociedad renovada, pacífica y solidaria. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net