Opinión / FEBRERO 24 DE 2022

Jefe o líder

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

No pocos gobernadores y alcaldes se lamentan del poco acompañamiento que, en ocasiones, reciben de sus colaboradores, dada la falta de integración de su equipo a las actividades realiza con la comunidad, en ejecución de su programa de Gobierno, en la que debe ser no solo asistido, sino también acompañado por todo su equipo, compuesto tanto por funcionarios como por contratistas, mas existen no pocos casos, en que solo una mínima parte de ellos acompaña a los mandatarios a dichas actividades. Ello me lleva a considerar que el contratiempo radica en varias situaciones, que tienen que ver con la diferencia entre ser jefe o ser líder. Veamos y recaudemos de algunas teorías, importantes elementos diferenciales, así: Indagando sobre estos tan usados conceptos encontramos entre otros: mientras un jefe es una persona que ostenta una autoridad formal o reglamentaria sobre otra u otras; un líder es una persona que incide en el comportamiento de otras con el objeto de generar resultados positivos; el líder no necesariamente ejerce autoridad, aunque puede tenerla. Lo ideal es tener jefes que sean auténticos líderes. El jefe siempre habla y da órdenes y considera que no tiene que escuchar a nadie para tomar una decisión, porque es el jefe. Por su parte, el líder considera que escuchando a su equipo de trabajo, podría encontrar mejores ideas que la suya, recopila información, es decir, la que él tiene, más la que el equipo le transmite, para luego tomar una decisión; una decisión colegiada, consensuada, validada y enriquecida, obteniendo con ello mejores resultados que los jefes. El jefe es una persona que recibe instrucciones de arriba, ese es el proceso, y solo se limita a ejecutarlo tal cual se lo han pedido. Entre tanto, el líder cuestiona los procesos, está siempre abierto a escuchar opiniones de otros miembros del equipo para modificar o complementar el proceso, llegando inclusive en esta dinámica a crear un nuevo proceso. El líder da autoridad a las personas para hacer su tarea porque les enseñó a hacerlo, promoviendo su desarrollo; mientras que el jefe nada más da órdenes, delega tareas, y cualquier opinión en contrario puede convertirse en una ofensa grave. El jefe, por lo regular, solo indica cuál es la ruta de la tarea que vamos a realizar, el líder hace lo mismo, pero explicando las razones de ese camino, escucha otras opiniones, para mejorar la ruta. El jefe busca culpables, preguntando ¿Quién lo hizo? ¿Quién no lo hizo?, contrario al líder, que solo se preocupa sobre las causas de lo que pasó, y toma medidas para evitar que se repita el error, aprendiendo del mismo para generar innovación en los procesos. Como conclusión: Procuremos que existan tanto en el sector público como en el privado, jefes que sean auténticos líderes de procesos, toda vez que la figura del jefe, se encuentra obsoleta y en vía de extinción, por el grave perjuicio que en el sector público se le ocasiona a la comunidad. (Fuente: incp.org.co › cuales-las-diferencias-jefe-lider)


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net