l
Opinión / NOVIEMBRE 22 DE 2023

La dicha también llora

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En momentos oscuros para la entrañable y golpeada patria colombiana, cuando el dolor de sentirla agredida por sus enemigos internos subleva los espíritus, cuando todo parece perdido para la causa del orden, de la libertad, la justicia, la vigencia de la autoridad y de las leyes, cuando los promotores de falsos cambios quieren a todas luces hundirnos en el caos y en la ignominia hasta asfixiarnos como sociedad, llega como lenitivo el triunfo arrasador de Javier Milei en la elección presidencial de Argentina. Por definitiva vez, los al tiempo coterráneos del gran Borges y del nebuloso Bergoglio - mudo a esta hora frente a la trascendental expresión democrática de su país de origen-, entierran los apellidos, Perón y Kirchner, en mala hora enmaridados, por demasiado tiempo y hasta el presente causantes del vertiginoso declive de una nación digna de mejor destino. 

Se impuso, felizmente, la opción de la nueva derecha, no vergonzante, más bien exultante, ufana, en sus principios de transparencia en la gestión pública, libertades plenas, respeto por la propiedad, aprecio y respaldo a la iniciativa privada, reducción de la burocracia estatal, división e independencia de las ramas del poder, entre otros. 

Una ventana a la esperanza se abre para Latinoamérica y el mundo. Corresponde al León Milei, a su equipo de lumbreras, a quienes creyeron en ellos y los respaldaron con su voto, sacar a su país del abismo donde lo llevaron décadas de populismo de izquierda, con su catálogo de utopías, de limitación de libertades, de premios a la inactividad y a la delincuencia, de matrícula en el falso concepto de progreso hacia atrás, de abrazos y turbias transacciones con las dictaduras de Cuba, Venezuela, y demás fallidos paraísos. 

Ardua tarea les espera. Duro periodo de ajustes para gran parte de la población; pero existe la opción cierta, concreta, de un mejor estar a mediano y largo plazo. 

Para quienes descreemos del populismo zurdo, de sus manuales de destrucción y lavado de cerebros, causantes de fracasos tras fracasos en cuantos países cayeron en la trampa ideológica del odio entre clases, de la más abyecta y generalizada corrupción, de usurpaciones y expropiaciones, de estados manirrotos, tendientes al autoritarismo, a la connivencia con el delito; para el mundo que ama la libertad y el orden, el arribo de Milei a la Casa Rosada, es iluminante.

Hace apenas dos años, Javier Milei, economista de alta escuela, con brillante desempeño académico, autor de varios libros, asesor corporativo y expositor, era, en lo público, apenas invitado frecuente de programas de radio y televisión en los cuales mostró siempre aptitud didáctica e histriónica, y actitud crítica hacia el régimen político vigente. Con gran acierto vaticinaba la irremediable tendencia hacia el desastre del gobierno presidido por Alberto Fernández, aunque en realidad el poder residía en Cristina Fernández, la vicepresidente, viuda de Néstor Kirchner.

En el brevísimo lapso de dos años, a partir de su decisión de incursionar en política, impulsado por su hermana y por la exitosa difusión de sus intervenciones en canales YouTube, el ahora presidente electo pasó de los 300mil votos que lo situaron en el congreso, a más de 14 millones en el reciente evento electoral. Toda una experiencia de éxito, inédito en la historia de la democracia en el mundo, aupado desde luego por el hartazgo de sus compatriotas respecto a la ineptitud y podredumbre al interior del régimen kirchnerista. El mérito adquiere dimensiones épicas si se tienen en cuenta sus propuestas disrruptivas, su desapacible carácter, propenso a la confrontación frontal contra el discurso y fracasos prácticos de la zurda ideológica, además de permanentes tropiezos con los medios y sectores del gremio periodístico. Hace más de dos años lo pronosticamos y ahora cobramos el acierto: Milei  hará  historia.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net