l
Opinión / ABRIL 17 DE 2024

La disciplina y el orden

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La disciplina es sin duda uno de los elementos de éxito en nuestra vida, cuando adquirimos la disciplina en lo que hacemos garantizamos una conducta y un proceso encaminado al crecimiento.

Hay procesos de disciplina impuestos por la sociedad y otros que parten desde una motivación personal y única de llegar a una meta. Debemos alejarnos sin duda de la obsesión frente a la meta en sí, pero al mismo tiempo debemos llegar a tener esa disciplina que requiere el proceso para hacerlo habitual y para conseguir lo que queremos.

Muchas personas argumentan dificultad en la disciplina que aportan a sus procesos de vida, no consiguen por ello un hábito a nivel de su proceso físico, ni en sus trabajos, no terminan ese estudio que iniciaron, no logran comer como lo plantean, no logran organizar sus cosas en la casa, no pueden construir relaciones sanas.

Muchas veces estos elementos fracasan no solo por la energía que se le imprimen sino porque nos gana la pereza y no logramos tener esa disciplina que permite sin duda que se cree ese hábito y se consiga convertir una acción o conducta en un referente de éxito en nuestra vida a través de esa constancia y fuerza.

Cuando queremos un cambio pensamos que se puede dar de la noche a la mañana sin necesidad de esfuerzo, nos encanta lo fácil, creemos que todo se da como por arte de magia. Tal vez los cambios y  propósitos físicos, psicológicos o económicos requieren de un esfuerzo, de constancia y disciplina.

Comprendamos que adquirir esta posibilidad de ver el proceso y continuar de la manera más organizada y disciplinada nos lleva a un proceso mucho más vibrante y que cuando conseguimos un resultado de esta forma podemos abrazar el logro y comprender que lo ganamos de verdad y que lo podríamos volver a ganar si quisiéramos.

Es decir cuando conseguimos desde la disciplina podemos haber aprendido un camino que hace que tengamos desde la experiencia la posibilidad de conseguirlo de nuevo, sea algo profesional, económico, emocional o físico.

Pongamos la disciplina, el orden y la fuerza como receta en nuestras acciones diarias, ordenemos nuestra casa para que fluya nuestra energía, tengamos la posibilidad de reordenar nuestra ropa, documentos y elementos personales, levantémonos a la hora planteada y demos paso a esa secuencia de despertar desde la misma comprensión de la oportunidad de despertar, tengamos una intención exacta en la búsqueda de lograr cada acción en nuestro día a día y así tengamos pereza hagámoslo, esto es disciplina.

Seguro si empiezas hoy a entender este punto en tu vida, como dije antes: sin obsesiones, seguramente los resultados serán notorios en el transcurso del tiempo y estos te llenarán de fuerza para continuar con tu proceso y con el cumplimiento de tus metas.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net