Opinión / OCTUBRE 18 DE 2021

La Minorista

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La Plaza Minorista de Armenia se ubica en la antigua sede del Batallón de Ingenieros Cisneros, que, después del terremoto, fue reubicado en Pueblo Tapao y dio paso a la ocupación del primer espacio con un proyecto orientado a reubicar a los comerciantes desplazados de la galería y la plaza Gabriel Mejía. 

Fueron aproximadamente 660 los vendedores de víveres y perecederos, flores, artesanías y alimentos, que producto de la catástrofe, quedaron literalmente en el aire, habiendo perdido lo conquistado durante años de trabajo y siendo lanzados –como muchos–, a un nuevo comienzo, colmado de dificultades.

La Minorista fue una gran solución, que se convirtió en la oportunidad para crear un enorme complejo con gran cantidad de ventajas: productos de calidad, grano y todo tipo de provisiones, carne -en la tradicional forma de venderla, cortada en fresco por el experto carnicero- y una gastronomía incomparable, surgida de manos maternales como las de Gloria, Alicia, Sandra y otras mujeres que hicieron de alimentar a otros, en exquisitez y abundancia, un propósito de vida.

La Minorista está llamada a convertirse en un eje de la vida local, al que concurramos los cuyabros a mercar, disfrutando de la incomparable avena de la encantadora Edith González –colmada de alegría, don de servicio y esperanza por un futuro mejor– o de cualquiera de las cosas deliciosas que sus manos hacen y que permiten gozar de desayunos inolvidables de sábado o domingo tempranero. 

El olor a mandarina fresca, guayaba, guanábana y piña, flotan en el aire, haciendo que comprar allí –además de ser muy económico–, se convierta en un gran plan para el fin de semana.

Valiosos los esfuerzos que desde la administración municipal, en cabeza del alcalde y de su secretario de Desarrollo Económico, Jans Diemen Martínez Atehortúa, se hacen para que volvamos los ojos a este lugar. Positiva la Jornada de Amor que se organizó en enero, las demás actividades que han llevado a funcionarios y ciudadanos al lugar y la Feria “Mi plaza es Pa’ todos”, del sábado 16 de octubre. Se requieren más iniciativas así, que nos sigan convocando a este lugar.

Cumplió Armenia el 14 de octubre 132 años de vida administrativa y es el momento propicio para potenciar estos sitios emblemáticos y promisorios, canalizar inversiones para hacerlos más bellos, respaldar a los comerciantes para que tengan mejores oportunidades y crear nuevos focos de esperanza. Debemos saber que en la Minorista todos son días sin IVA, pues por ser plaza de mercado cuenta con un régimen especial que hace que los precios sean incomparables; comprarle a nuestros comerciantes, más que a las grandes superficies, porque al tendero, a la matrona que fabrica tamales y vende mondongo, a los pequeños empresarios que son baluartes para la ciudad, a los que esforzadamente inician su labor con las primeras luces del amanecer, a esos, hay que apoyarlos más. Vamos a la Minorista, a comprar, desayunar y almorzar, a tomar un buen café… 

A darle una vida luminosa como la tienen la Plaza de Socorro –Santander-, la de Itagüí –Antioquia- y para no ir tan lejos, las de Calarcá y Pijao en Quindío. Experimentemos orgullo por ese lugar y quienes lo habitan y compremos en un sitio que lo tiene todo para entregarnos momentos inolvidables… En familia.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net