l
Opinión / MAYO 07 DE 2020

Líderes destruyen a Colombia I

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El analfabetismo público, las necesidades del ciudadano y la desidia al control político es y será siempre la protección del que roba, que es lo que hoy destruye al país. Si cambiáramos la malicia del que roba, acabarían esas fallas evitando más pérdidas en recursos, el país sería diferente eligiendo ciudadanos ideales, no por sonrisas o abrazos, pues la nación no la agitan los políticos o la moda, la mueven los ciudadanos, líderes proactivos sin acudir a vecinos ni a políticos, como los que hemos elegido hoy o en el pasado, que nos han conducido con errores a donde estamos.

El poco interés y control de la ciudadanía lo demuestra al elegir congresistas que no conocían ni siquiera la fuente de los ingresos públicos y sus transferencias, con aprobaciones a proyectos sin bases jurídicas, fiscales o por conveniencia política. El resultado de esa hábil astucia es lo que hoy vivimos, acuartelados sin valorar el destino y rumbo a futuro, unos con hambre, ni definir si es la nación o quién los protegerá —los carteles, ¿cuáles? — reclamando auxilios de apoyo que no han llegado, voces o ecos en los que disimuladamente el Gobierno se apoya para la simulación y búsqueda ágil de recursos.

Es vez de difundir esa escasez disimulada que ya cansa, fomenten con los instrumentos que dispone y maneja el Estado, con una hacienda pública justa y correcta, apoyando a los sectores productivos y si declara otra emergencia, sea para bien, eliminando esos privilegios y beneficios exquisitos y billonarios, no protegiéndolos como lo hacen siempre, para salir bien pensionados, a cargo del Estado y los 50 millones de colombianos.

Colombia espera resultados, no patronos enaltecidos o camuflados de grandeza, pues lo que se ve, son pagos de favores, pero nada para los más necesitados. Con medios apropiados es absurdo preferir apoyos externos, imponer tributos, cuando se roban billones, dineros parados en la Agencia de Desarrollo Rural, sostener excepciones a inversiones cuando el petróleo, eje de la economía del mundo y del país, está en crisis, apadrinar excepciones  a funcionarios de ‘alta jerarquía’ con evasiones tributarias, derroche en regalías ya irrecuperables, dan más razones para no aceptar esa iliquidez, comodín que se aprovecha para seguir igual, como es castigar al ciudadano, disimular inversiones sociales con mercados, unos robados, pero eso sí, proteger lujosos regalos millonarios a funcionarios, con tanta hambre y desempleo. Increíble.

Presidente y su equipo de gobierno, expresidentes, magistrados y congresistas, la ciudadanía ya conoce que, por esa hábil astucia del pasado, los hace muy responsables y culpables de lo que sufre el país, donde solo se pide que actúen inmediatamente. Únanse a ese grito de cambios por el bien del país, evitando ampliar ese descalabro económico y social que ya se siente por culpa de pocos, que son ustedes. Procedan que Colombia y el mundo aplaudirán, si no, se castigarán en las elecciones.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net