l
Opinión / ENERO 05 DE 2023

Lo que viene en el 2023

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Culminadas las fiestas de diciembre inicia el 2023 esperando cambios como: desindexar del salario mínimo 85 productos, ajustes al proceso de paz, la reforma tributaria, mayor valor al salario mínimo y otros. El optimismo a las posibles reformas que realizará el congreso está vivo, sin desconocer lo que golpeará al país en 2023: la inflación importada, las altas tasas de interés del Banco de la República, la volatilidad del dólar, el desempleo e informalidad que afectarán la caída del crecimiento del 8.2 % al 1.3% aproximado al 2023. A su vez, en lo posible se busca reducir el déficit fiscal al 5,5 % del PIB, del Fondo Estabilización de

Precios del Petróleo, que suma más de $30 billones; la deuda al 57,5 % del PIB; cumplir la exigencia de la Regla Fiscal, meta 1,3% al 2023 y con la desaceleración que se ve en grandes países como Estados Unidos, China y en la Unión Europea. Lo anterior, se sabe, generará efectos muy duros a las economías de países en vía de desarrollo, como Colombia. 

El anuncio del Fondo Monetario Internacional, FMI, donde un tercio de la economía mundial entrará en recesión, no incluye al país, lo que obliga y exige adoptar medidas con mayor claridad y responsabilidad al gobierno y Congreso, para que las posibles reformas que espera el país en la salud, lo laboral, pensional y otras decisiones de cambios posibles o aprobaciones no vayan afectar ni debilitar más la economía del país. 

No divulgar o socializar los ajustes a las reformas que presentarán al Congreso permiten que se siga comentando o especulando sobre la posibilidad que las mismas sean para complacer amigos o asociaciones.

Hay sospecha de incorporar en los proyectos de reformas, ajustes a puntos o artículos con un enfoque muy político, disfrazando ese interés de no servirle al país.

Si no quieren anunciar lo que deben y obligan corregir lo que se pide desde hace años, la sociedad civil y pensionados perderán. Con urgencia, por ese silencio, obliga y se exige al Congreso mirar las reformas con más profesionalismo y ética. Lastimosamente, por el afán de partidos y congresistas amigos del gobierno y unos de la oposición, queda en el ambiente que todo es para recuperar y controlar su poder en sus regiones y ganar, como sea, en octubre, las gobernaciones y alcaldías, quedando en entredicho esa ética, si es que existe o la tienen todavía, para hacer las verdaderas reformas esperadas. 

A pesar del comportamiento positivo de mayores ingresos, fruto de la crisis internacional, no hace que el país esté en bonanza económica o muy solvente, lo que no da libertad para que el Congreso se desborde aprobando las reformas ya sea en la salud, laboral, pensiones u otras, incluyendo puntos que perjudiquen la democracia del país ni que vayan a afectar más la sostenibilidad financiera y fiscal del país. Ahora ya la sociedad civil, con las reformas que espera, conocerá el anunciado plan de austeridad en el gasto, el profesionalismo e intenciones del Congreso y partidos, ya sea para proyectar al país de una mejor forma o realizar los cambios esperados, o, tal vez, abrir más ese camino que por el interés de pocos seguirán controlando y dañando más la estabilidad del país y su futuro.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net