l
Opinión / ENERO 07 DE 2014

Los caballeros las prefieren brutas

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

  Circula el libro Los caballeros las prefieren brutas, de Isabela Santo domingo, donde enseña a las mujeres cómo retener a un varón para que las mantenga y sugiere la creación de la corriente de feminismo denominada machismo por conveniencia, una actitud más práctica, solapada y morronga ante la vida. Daniel Samper Pizano en el prólogo lo califica como una trampa para cazar señores, un atrapa tontos.

¿A quién se le pudo ocurrir que tener un puesto es la verdadera libertad? al contrario es otra forma de esclavitud. La hembra inteligente es aquella que doblega su orgullo, se hace la bruta para lograr su principal objetivo en la vida: que la protejan. El éxito profesional es inversamente proporcional a la estabilidad emocional, ya que si los maridos perciben que la mujer es competencia, que incluso gana más, se acaban los detalles, nada volverá a ser como antes. No se les puede quitar la ilusión de que controlan la situación, que son los más útiles, inteligentes, capaces, los mejores en la cama…

Si la meta de la fémina es permanecer mantenida, es decir casada, el feminismo no le servirá. Un esposo bien administrado no solo sirve para traer comida, sino también para conversar, acompañar, leer juntos el periódico, consentirla, regalarla, hacer el amor, levantarle el ánimo cuando lo tenga caído, hacerla sentir protegida, femenina, deseada, valorada y, por supuesto, amada. Les encanta que la mujer los haga creer que mandan en casa; gustan de las aventuras con la sirvienta porque es sumisa, no exige mucho. Y comparado con la fiera que tiene en casa que hasta para tener sexo pone condiciones, de repente les parecería más atractivo enredarse con ella.

Recomienda fingir el orgasmo cuando no tenga ganas, para convencerlo de que es muy bueno a la hora de chupar bombón y liberar espermas. A los 18 años todas las amigas ya lo habían hecho con sus novios, en cambio ella no; eligió a un extranjero para evitar los comentarios humillantes que algunos hacen “después de”. Es mejor casarse y divorciarse para adquirir el estatus de separada porque es más importante que el de solterona.

Los hombres son más solidarios con su gremio que las mujeres, ellas más chismosas y envidiosas, parece que llevaran el maligno gen del pesar por el bien ajeno incrustado como un microchip. Les fascina quitar el novio a las amigas, si alguna es ascendida en el trabajo, suponen que fue por acostarse con el jefe, la muy zorra.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net