l
Opinión / MARZO 16 DE 2024

Marco, Tomás, Omar y Lucio (2)

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

“Vivir de la manera más hermosa. Esa facultad radica en el alma”, propone Marco Aurelio en sus Meditaciones. Mucho de la actual sociedad, de personas que nos rodean, de arquetipos que estas pretenden y con los cuales se hacen daño y se lo causan a otros, empuja a vivir entre la fealdad. Música, cine, imágenes, textos diversos imponiéndose por las redes, rinden culto a la ridiculez y la tosquedad en todas sus modalidades sociales. A la crueldad, en heterogéneas manifestaciones políticas. Por radicar ella en el alma y no en lo material, la gente olvidó la manera hermosa de vivir. Las preguntas son: ¿Cómo vivir de manera hermosa? ¿Cuáles son los criterios de lo bello, en nuestra sociedad? Marco Aurelio, Libro XI de Meditaciones, en el apotegma donde da tan sabio consejo, no especifica cómo vivir de la manera más hermosa. Marco fue iniciado en ritos de los Misterios de Eleusis. Su visión intrínseca de lo bello se relacionaba con estos. Hoy por hoy, todo propende para vivir lejos de lo bello. Centrándome en enseñanzas de los cuatro escritores citados, puedo subrayar un breve axioma de Marco Aurelio como ruba’i de Omar, el poeta sufí persa. Y, a la vez, uno de los desesperanzados cuartetos de este, transfigurarlo en sentencia del estoico emperador o refinada frase de Séneca. Manifiestan idénticas verdades sobre la vida y la muerte. La razón del ser humano en la tierra. Brevedad de la vida descrita mediante poéticos, filosóficos y religiosos cruces de bellos pensamientos complementándose en mi alma sin invalidarse entre ellos. Originándome otras representaciones de la filosofía, la religión y la poesía. En sus diferentes lenguajes encuentro iguales, y bellas y prácticas invitaciones para el despertar. Khayyam, Kempis, Séneca y Marco Aurelio. Entretejiendo sus ideas diseño un extraordinario mandala para llenar de sentidos, con su significado, el curso de mi vida. Concibo a Kempis escribiendo un ruba’i; a Omar, discurriendo con argumentos de Séneca, y a este escribiendo los epítomes de Marco. Tales sabidurías conciertan una mística pieza musical en mi espíritu, permitiéndome escuchar seráficas armonías de la multifacética mística alemana Hildegard von Bingen que, con pocos de quienes me rodean, puedo compartir. Esta cantata existencial a varias manos y voces, no susurra sola. Debemos percibir a fondo la filosofía de los cuatro pensadores. Y releerlos. Y asistir con ellos a circunstancias de sus épocas y procesos de sus almas. Entre una frase de cualquiera de estos podrá precipitarse el tiempo con millones de años luz, y no llenarla; o despeñarse entre sus letras y palabras todas las galaxias, como por entre la boca de un agujero negro, y no colmarlas: “Lo que se transforma una sola vez ya no volverá con el tiempo infinito”. 
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net