l
Opinión / MARZO 05 DE 2019

Marketing de ciudad

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Recorrer el Quindío es una actividad que permite despertar los sentidos. La zona urbana y  rural, nos lleva al encuentro con la historia, con la colonización con los viajes de nuestros antepasados que cruzaban a lomo de mula toda Colombia, desde el Cauca hasta Santafé de Bogotá y viceversa por el camino real.

Tenemos una región hermosa llena de cualidades, de gente inteligente, amable con mucho que brindarle a Colombia y al mundo entero desde todos los sectores. Pero para hacerlo realidad debemos trabajar fuertemente en la construcción de un marketing de ciudad, buscando una identidad propia que ponga de manifiesto los valores de nuestras ciudades, de los pueblos y hasta de las zonas rurales, proyectando recursos, habilidades, infraestructuras, cultura, historia y cualidades a todo tipo de público. 

Para que ocurra debe prevalecer el trabajo colectivo más que individual, que permita atraer inversionistas, turistas e instituciones. Aunque el marketing apareció como una herramienta empresarial para comercializar productos y servicios, hoy es aplicado en entidades públicas, privadas y se extendido a países, regiones y ciudades como manera de comercializar sus ofertas, frente otras regiones, dando a conocer todas las ofertas y demandas urbanas que tiene una ciudad, por medio de tener una identidad clara, que se apoya en lemas y logotipos urbanos relacionados con valores intangibles, temáticas y redes culturales. Pero para su aplicación debemos primero hacer un análisis interno de la ciudad, los puntos fuertes y débiles, las fortalezas y debilidades, así como las ciudades competidoras y generar un compromiso político que busque construir desarrollo y progreso para todos.

Necesitamos una ciudad donde todos los ciudadanos estén comprometidos, tengan un alto sentido de pertenencia y se coloquen la camiseta; desde lo más sencillo como tener limpio su barrio, el frente de su casa, no tirar las basuras a las calles o sacarlas el día que pasa la ruta, ser una persona activa en la construcción y el aporte como ciudadano en su propio barrio, respetar nuestros símbolos, valores, nuestra cultura, relatos, nuestra historia, recuperando tradiciones, sabores, eventos culturales propios de la región. Necesitamos un compromiso de todos los ciudadanos, de las entidades públicas y privadas, de nuevos dirigentes gremiales; se hace necesario el cambio de aquellos que se amarraron a sus puestos generando aportes mínimos, de forma que permita hacer una mejor región con capacidad de atraer a todo tipo de personas nacionales o extranjeras que se enamoren de nuestra tierra y que se comprometan en construir y generar progreso, desarrollo y empleo, convirtiendo a nuestra región en lo que tiene que ser, uno de los grandes departamentos en Colombia. Un lugar en el que toda persona quiera vivir o quiere aportar.

www.humbertoduranvera.org

Email:humbertoduran@negociosyprofesionales.com


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net