Opinión / MARZO 03 DE 2021

Miedo en reglas de pareja

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Muchas personas que deciden embarcarse en relaciones de pareja duraderas y de compromiso, reconocen gran parte de las problemáticas que pueden tener, pero se llenan de miedo a la hora de crear sus propias reglas y acuerdos.


En la experiencia y el análisis de los casos que tienen que ver con procesos sicoterapéuticos de pareja y además en las reflexiones con amigos, conocidos o personas del contexto, he visto que tenemos la capacidad para entablar relaciones de compromiso y consolidarnos como esposos, compañeros o novios duraderos. Muchas personas quieren o sueñan con una relación, pero tienen en su mente algunas creencias desde un proceso cultural que parte de una historia de fantasía donde prima la ilusión del cuento de hadas, es decir: pensamos que la relación será color de rosa y nunca tendremos problemas, idealizamos las parejas, construimos expectativas muy altas y esperamos mucho del otro.


Por otro lado y en ocasiones de manera muy silenciosa nos llenamos de ansiedad en la relación, permitiendo que nazcan los grandes temores: “Será que va a durar, me dejará por otro, será que me puede ser infiel, no me dará mi lugar”. Estos temores nacen de ideas que tenemos de posesión, donde pensamos que la otra persona es nuestra o hace parte de nuestras pertenencias más preciadas.
Cuando nos pasa lo anterior tenemos miedo de hablar con el otro y construir acuerdos y reglas en pareja, además pensamos en el qué dirán y sentimos que la sociedad nos acusa por no estar alineados con lo que es ‘correcto’, en ese momento hasta decidimos acabar con las relaciones a pesar de amar al otro.


Uno de los temores más grandes de la mayoría de personas, es el miedo a la infidelidad, además es una de las causas más comunes de ruptura de la relación, muchos se vuelven más posesivos e inseguros, están más pendientes de lo que hace su pareja, a dónde va, con quién habla, a quién le da me gusta en sus redes sociales, pero son incapaces de sentarse a hablar y construir las reglas para el bien de los dos.


Cuando veo las personas que están en una situación similar me pregunto: ¿Cuál es la idea de relación que tienen? ¿Será que la idea es la misma de su pareja? Es en ese punto que me doy cuenta de que muchas veces las ideas se alejan y por falta de contratos consolidados se derrumban.


Cuando construimos nuestras propias reglas derrumbamos los criterios sociales y construimos acuerdos que nos beneficien a los dos, pero que no vayan en contra de nuestra pareja, entendemos que nuestra pareja no es propiedad nuestra, que no deberíamos tener tanto temor a la infidelidad y que podríamos ser más equilibrados a la hora de pensar la relación.
Tal vez muchas de las cosas a las que puedo llegar son cosas que mi pareja quiere y no me he dado cuenta, tal vez no he llegado a eso por seguir una idea que me reprime pero no me deja madurar en el amor. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net