l
Opinión / OCTUBRE 12 DE 2021

Muchas gracias

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Hay una relación de identidad de la Orden de los Fundadores con la historia de la ciudad de Armenia muy significativa. Entre las varias características que los historiadores atribuyen a los fundadores de esta ciudad, están su austeridad y laboriosidad, su amor al trabajo y su comportamiento honorable, su valentía que no temía enfrentarse con la agreste naturaleza y algunos de sus más feroces animales.

Don Alfonso Valencia Zapata, en su obra Quindío Histórico, página 157 destaca la siguiente anécdota del fundador Jesús María Ocampo: “Fue hombre pobre. Todo lo entregaba. Después de repartidos los solares de la fundación, en la cual fue él, primordial eje, se presentó un colono disgustado porque no le había tocado nada. Ocampo le dijo que no se enojara, que allí estaba la mitad del suyo; poco después se presentó otro colono en las mismas condiciones, y Ocampo le entregó la mitad de lo que tenía, reservándose solo una cuarta parte”.

Seguramente mucho podría decirse de estas y otras virtudes de los armenios y quindianos. Además de mi gratitud con la ciudad de Armenia y sus habitantes, a quienes tanto les debo, permítanme decir brevemente algunas cosas.

Considero imperioso avanzar en la construcción de la convivencia pacífica de los armenios y quindianos; debemos comprometernos a forjar una nueva sociedad que supere la violencia, la envidia, el egoísmo e individualismo; una sociedad que sea justa porque nos brinde a todos la oportunidad de estudiar, trabajar, producir y disfrutar el alimento, la vivienda, el vestido y el descanso, así como los demás medios necesarios para vivir; que respete y mantenga la naturaleza como fuente de nuestra subsistencia; que sea civilizada porque las diferencias y controversias se resuelvan empleando la inteligencia y el trato respetuoso entre las personas.

Es indispensable una nueva política, donde impere la construcción de una nueva sociedad no el marginamiento y olvido de quien no esté de acuerdo con nuestro pensamiento. Necesitamos dirigentes políticos que entiendan y acepten las diferencias de opinión, no la enemistad personal. Que practiquen un diálogo político que enriquezca a la sociedad, que contribuyan a precisar las diferencias de las propuestas y no a oscurecerlas.

Si queremos rescatar la ciudad y el departamento de la crisis que se denuncia, es inaplazable promover la vinculación masiva de las mujeres y hombres   más capaces, pulcros y transparentes al servicio público; que no tengan compromisos económicos o intereses que los comprometan con las personas que van a servir o sus jefes; que   las personas que acepten como sus jefes sean reconocidos por la ciudadanía como respetuosos de los bienes públicos y privados, que su título válido para ser jefes sean su honradez, su formación profesional o técnica, su deseo sincero y transparente de servir a la comunidad, cuya unidad busque, sin difundir ideas u orientaciones de división.

Las familias deben optar por darle a su hijos una formación decorosa, digna, ordenada, amplia, que les garanticen ser señores de bien y estén siempre al servicio de la comunidad.

Hay, sin duda, muchas opiniones y conceptos de los ciudadanos sobre estos temas. Comprendo que ya muchos hablan de lo que añoran, los exhorto a exponer con serenidad su pensamiento y a proponer metas concretas para lograrlo. Esta condecoración Orden de los Fundadores, debe movernos a fundar un nuevo orden, ese es mi deseo y si en algo ella contribuye no habrán pasado en vano los buenos deseos de quienes hicieron posible esta condecoración.

*César Hoyos Salazar, exalcalde de Armenia. Discurso tras recibir este año la Orden Cordón de Los Fundadores 2020, distinción que no pudo ser entregada el año anterior por las restricciones que obligó la pandemia.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net