Opinión / DICIEMBRE 30 DE 2021

“No hay presupuesto” 

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Los municipios de quinta y sexta categoría de Colombia son los denominados municipios básicos, es decir, que sus recursos propios son muy limitados y donde la frase de cajón que utilizan ante la mayoría de respuestas a múltiples necesidades de la comunidad es “no hay presupuesto”, frase lapidaria que acaba ipso facto con muchos anhelos y aspiraciones de cualquier comunidad. Estos   representan casi el 90 % de la totalidad de los municipios de Colombia, siendo los de sexta categoría, los más numerosos con 966 municipios, de donde sus presupuestos dependen solo de las transferencias de la nación del situado fiscal o Sistema General de Participaciones –SGP–, lo poco que les llega por concepto del sistema nacional de regalías, y de los impuestos propios representados por el recaudo de los ingresos corrientes, generados por los impuestos del predial unificado, del de industria y comercio y de la sobretasa a la gasolina. Ahora veamos:   de conformidad con la fórmula establecida por el Departamento Nacional de Planeación –DNP–, relacionada con la participación de los impuestos en los ingresos totales y corrientes de los municipios, determinada así: Participación porcentual = [(Ingresos tributarios / Ingresos totales o corrientes) x 100], de donde los ingresos tributarios están representados por el predial, industria y comercio y sobretasa a la gasolina básicamente (tributarios), en tanto que los ingresos totales están representados por los mismos (tributarios) y por los ingresos no tributarios –tasas y multas, arrendamientos, transferencias del nivel nacional, diferentes a los   del Sistema General de Participaciones – SGP - y otros–, de donde se tiene, que esta participación porcentual equivale para el año 2020 al 18% aproximadamente; podemos deducir entonces, que la capacidad de generar recursos propios vía impuestos –predial, industria y comercio y sobretasa a los combustibles, primordialmente–, es limitada para estos entes territoriales, situación que hace que estos municipios adquieran una dependencia fiscal exclusiva y prioritaria de las transferencias del SGP, máxime si tenemos en cuenta que los recursos por vía regalías, se encuentran en vía de extinción, toda vez que dependen de la explotación entre otros, el minero energético –carbón y petróleo–; sus recursos propios solo provienen básicamente del impuesto predial unificado y del impuesto de industria y comercio, recursos que tampoco son bien aprovechados, toda vez que se dejan de percibir importantes sumas, dada la inactividad administrativa en el recaudo de estos impuestos, al permitir la prescripción de un alto porcentaje de los mismos, fenómeno que se da por disposición del artículo 817 del Estatuto Tributario, al dejar pasar 5 años, a partir de su exigibilidad, sin que se desarrolle su correspondiente gestión de cobro. Esta situación podrá mejorar en estos municipios, si se apropia de una consciente cultura de recaudo, conformando buenos equipos de cobro, tanto en etapa persuasiva como en etapa coactiva, que se dediquen permanentemente a la sustanciación y expedición de los actos administrativos que conlleven a un pronto y efectivo recaudo de estos valores tan importantes para la sostenibilidad de los municipios, de quinta y sexta categoría.   


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net