l
Opinión / DICIEMBRE 21 DE 2011

¡Oh culta cultura!

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Nutrida asistencia en la presentación de cuatro nuevas ediciones de Biblioteca de Autores Quindianos, serie realizada durante los dos últimos años mediante convenio entre gobernación y universidad del Quindío. Esta Iniciativa de gestores locales, comprende la tarea de identificar, rescatar aquellas sobre las cuales pesan calendas e imposibilidad de obtener ejemplares para su lectura, publicar y divulgar, obras de creación e investigación, fundamentales para el conocimiento y aprecio de la tradición literaria del departamento.

El equipo intelectual responsable, uno de cuyos integrantes es el profesor Carlos Alberto Castrillón, ha elegido bajo riguroso criterio géneros y autores diversos, monografías, textos sueltos, desarrollos de trabajos panorámicos publicados en años anteriores, u obras consagradas por su valor estético o temático en el contexto histórico-literario quindiano, para una colección con 16 títulos publicados a la fecha. La referida Biblioteca, adscrita a los grupos de investigación en literatura de la Universidad del Quindío, ocupa lugar destacado en la actualidad editorial regional.

Parecen inevitables —esta vez por cuenta de su alter ego funcional—, las adulatorias hacia el gobernante saliente, supuesto multiplicador de inversión, mecenas de toda expresión cultural. Gajes del provincianismo, del mal entendido ejercicio de gobierno y ciudadanía, comentado aquí en ocasión anterior. Obviando tan malsana costumbre y la improvisación del acto, presentado y animado en últimas, apelando al recurso coloquial, por el mismo representante del gobernador, surgen reflexiones sobre el porvenir de la comarca.

La casi absoluta dependencia de la labor cultural respecto al estado y sus agencias, hace sensible cualquier cambio en la orientación y administración de recursos con destino a tal actividad. ¿Qué deparará el próximo cuatrienio? Los indicios sugieren la permanencia de quienes han influido, cuando no decidido, desde la sombra, en el plano local; apenas natural, sabidos su compromiso electoral y las costumbres burocráticas vigentes.

El hecho tiene perspectivas antagónicas: son indeseables, tanto la repetición de conductas punibles de funcionarios, denunciadas ante las autoridades el año anterior, como la debilidad del Consejo Departamental de Cultura, instancia de participación ciudadana sujeto de presiones a favor de intereses particulares. Corresponde al citado consejo, de acuerdo con la ley de Cultura, entre otras funciones: promover y hacer las recomendaciones que sean pertinentes para la formulación, cumplimiento y evaluación de los planes, programas y proyectos culturales, así como vigilar la ejecución del gasto público invertido en cultura. Funciones jamás ejercidas a derechas por consejos maleables, bajo limitaciones de todo orden.

De otra parte, cabría redefinir objetivos, estrategias, planes, dentro del nuevo plan de desarrollo seccional,consonantes con el del gobierno Santos; así como asegurar la vigencia de instituciones y proyectos de ejecución continua, comprobado su beneficio colectivo. A guisa de ejemplos no excluyentes, Fundanza, Teatro Azul, Centro de Documentación e Investigación Musical, Academia Palosanto, encuentros anuales de música y teatro, Biblioteca de Autores Quindianos, incluyendo ediciones digitales; Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales.

Respecto a este último, insisto en sugerir oportunas rendiciones de cuentas, un aconsejable deslinde administrativo respecto a sus fundadores-promotores, cofinanciación del sector privado, una evaluación de impacto social, y correcciones dictadas por la indispensable retroalimentación del proceso. Objetivos de interés especial en el plano de la administración departamental deben ser: captación e inversión de recursos adicionales por la declaratoria de Paisaje Cultural Cafetero; gestión financiera con cooperadores nacionales y externos, descentralización del trabajo cultural respecto a la capital, Armenia, aceptando por supuesto su mayor densidad poblacional.

Los municipios tienen derecho a recibir apoyo para proyectos locales y cubrimiento por ejecución de proyectos ampliados. Así mismo merecen privilegiarse propuestas de formación artística para niñez y juventud, como garantía única de preservación y fortalecimiento del patrimonio cultural de la región. Opiniones de un ciudadano del común.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net