Opinión / AGOSTO 10 DE 2022

Pactos de pareja

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En la actualidad hemos evolucionado en diversos procesos, principalmente en la forma en cómo pensamos individualmente y en la forma en cómo pensamos las relaciones de pareja, estamos dispuestos a crear reglas, pero a veces seguimos pensando que nuestra pareja es una propiedad privada y no permitimos que tenga espacios individuales, espacios que se utilicen para seguir alimentando las amistades, para compartir con personas diferentes a la pareja o la familia, o incluso espacios para compartir con las familias de origen.

Algunas relaciones en la actualidad siguen siendo posesivas, algunas personas dentro de la relación tienen pensamientos de posesión que generan conductas de inseguridad frente al otro, donde los espacios individuales se convierten en una amenaza para el otro, pensamos que nuestra pareja puede hacernos daño, puede generar una conducta de infidelidad o puede alejarse.

Yo siempre hago la reflexión de entender muy bien hasta dónde estoy dispuesto a llegar cuando me encuentro en una relación, entender muy bien los apegos inadecuados y comprender que puedo ser feliz sin el otro. 

Cuando iniciamos una relación el pensamiento debe ser compartir la vida con alguien, no ser la vida de nadie, ni que nadie sea nuestra vida, ya que no renunciamos a la vida por tener una relación o una persona importante, seguimos siempre siendo personas individuales que requieren espacios y que requieren seguir alimentando su vida individual.

¿Cuál es la vida individual? Tenemos espacios para alimentar nuestro sentido de vida sin que otra persona sea la que le dé sentido, tenemos un sentido propio en el cual se dan espacios familiares, de amigos, de ocio, como salidas, reuniones, lectura, trabajos y proyección.

Cuando garantizamos que nuestra pareja construya muy bien sus espacios y sienta la libertad de seguir creciendo, estamos permitiendo que se dé su desarrollo como ser humano integral, que no sienta que está dentro de una jaula o limitado por el tiempo del otro. Los acuerdos de espacios llenan las relaciones de seguridad y pensamientos positivos, las personas aprenden a amar más y entender el concepto de compartir un tiempo de calidad en pareja aprendiendo a tener espacios sin el otro que también llenan de felicidad y seguridad.

Cuando las dos personas se conectan en este concepto de espacios, cada uno desde una posición de lealtad afianza sus intereses y se enfocan en su relación aún más, haciendo sentir al otro amado, extrañado e importante, la clave es no perder el foco y entender que yo soy muy importante en el proceso de relación y que le doy al otro lo que quiero recibir. No exijo lo que quiero ya que lo más lindo del amor es poder sentirlo y dar lo que me nace como pareja y lo que quiero recibir del otro, así garantizamos que cada uno se conecte con ese sentimiento y sea leal a este.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net