Opinión / SEPTIEMBRE 13 DE 2021

Partidos y ambiente

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Los recientes hechos políticos han dado mucho para hablar de los partidos, sus congresistas y líderes representativos en lo administrativo. Pero también de la actitud y cualidades de quienes ejerzan los cargos públicos, así como sus valores y mensajes a la sociedad que gobiernan o administran.

El hecho que muchos no hicieran visibles su posición en la votación por la moción de censura, censura que ya había completado el pueblo colombiano, y los partidos hayan hecho mutis por el foro, deja la sensación de escurrir el bulto, no comprometerse, lo que desdice de la actitud que requiere la democracia en Colombia.

La crisis de la democracia pasa por sus ciudadanos en primera instancia, pero más por los partidos, su organización que convive con actos de no responsabilidad política y ciudadana. Cuando se permite que la lucha contra la corrupción, no solo en lo relativo al vil metal, sino a no sostener la palabra, respetar los pactos, la fidelidad a una ideología, no sea efectiva.

Muchos dicen que la función de la moción de censura no se ha aplicado. Puede ser cierto. Pero teleológicamente ha logrado su cometido. Se vota para que el ministro deje el cargo, aquí lo han dejado antes de la votación, en varios casos, lo que define que el procedimiento es el que hay que ajustar.

Pero los partidos deben reestructurarse, si lo que hay no cubre las expectativas de los seguidores, deben aprovechar otros actores para cambiar estas organizaciones. Los jóvenes alejados de las componendas aprovechando las elecciones de juventudes deben organizarse para sacudir el árbol y que caigan las frutas dañadas. La lucha contra la corrupción, por ejemplo, es un valor de todos, no de un solo partido. La necesidad que los mejores en lo técnico y lo ético asuman los puestos públicos son una petición de todos los ciudadanos sin distingo de partidos.

El medio ambiente no debe ser posición de partidos, sino de todos al unísono. Deben dejar los que aspiran volver bandera de campaña, por ejemplo, enfrentar a los defensores del medio ambiente con los productores de aguacate. Lo responsable si quieren asumir liderazgo en reunirlos y llegar a acuerdos, donde esté primero la defensa del agua y el apoyo a los inversores o productores para hacer viable su trabajo agrario. Pero enfrentarlos no es la solución responsable en unas montañas que ya se están volviendo grises para la seguridad.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net