l
Opinión / ENERO 10 DE 2024

Payasos y comodines

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Iniciemos año con un divertimiento de lo más banal; licencia rara vez autoconcedida. Recuerdo con fastidio los jokers, ese par de cartas extrañas, por fuera de las cuatro series o palos de la baraja inglesa, que exhiben la figura de un arlequín, devenido en payaso. ¿Por qué a pesar del carácter de comodines, esto es, el privilegio de reemplazar cualquiera de las cartas en juego, incluidos los ases, toques de fortuna para quien le correspondían en suerte en el reparto inicial o al robar del mazo, en lances de escalera o continental, por ejemplo, no fueron jamás de buen recibo, llegando incluso a parecerme repulsivas, cuando dilapidaba salud y juventud en fumalcohólicas sesiones de juego?   Disfrutaba más de triunfos obtenidos sin su ayuda, que de   aquellos donde por fuerza intervenía el artificio.  

Creo hallar respuesta en el sentimiento de rechazo, despierto en mí desde prima infancia, por la figura y actuación de los payasos, bufones, o similares. Los odié desde siempre. No soportaba ver a niños o adultos, víctimas de sus burdas risotadas, falsos golpes, trucos, remedos, que agredían o ridiculizaban, ni la estridencia e impostura de sus voces, la horripilante vestimenta, sus ademanes grotescos en los escenarios. En fin, el asunto es que abomino los jokers, los payasos, sirvan o no de comodines. “Llévate esos payasos”, tituló Daniel Samper Pizano, una de sus célebres notas humorísticas en El Tiempo; igual, una recopilación de las mismas, en época anterior al error colosal de defender a su hermano Ernesto. El maléfico “bojote”, presidente de Colombia, protagonista del proceso 8.000, dio inicio a una serie de no superadas desgracias para el país, y continúa siendo, incluidos nuevos payasos del mismo tronco familiar, estigma nacional, desde aquel negro cuatrienio. Los citados párrafos dignos de aplauso, coincidían con mi ya expuesta animadversión.  

No obstante -curiosa paradoja-, tan intensos como la ojeriza hacia los payasos, me suscitan admiración, aprecio, en cambio, los comodines, en diversos planos de actividad o pensamiento. Además de en la baraja, proliferan en todo ámbito humano: idearios, acciones políticas, religiosas, mitologías-¿recuerdan los dioses helenos, semihumanos, acomodaticios a las altas o bajas pasiones de los mortales-, en matemáticas y otras ciencias -qué es el cero sino el más bello, “simple como un anillo”, y útil comodín-; en deportes colectivos -ningún jugador de fútbol mejor valorado en todo sentido que el volante mixto, eficaz en la defensa, creativo en el ataque, asistiendo a los anotadores, o convirtiendo él mismo frente al arco contrario- y equipos de trabajo -recordemos al versátil “todero”, que salva al grupo en situaciones difíciles.

Conceptos, objetos, elementos, entidades, individuos, que cumplen la condición de polifuncionalidad, comodines en el discurrir de diversos frentes de actividad o de pensamiento, hacen o hacemos parte, sin darnos cabal cuenta, de asombrosos logros y avances.

Al dudoso ingenio de un compañero de labores contables, hace más de cuatro décadas, le adjudico el Oscar de los comodines: para abreviar el arduo oficio de conciliar o comparar los extractos bancarios con los registros de la empresa a la cual servíamos, obviando fatigantes indagaciones, decidió crear una cuenta de naturaleza ambigua, nombrada por él mismo como, “Diferencias por ajustar”, donde iba a parar el neto de toda cifra no coincidente; ¡una especie de basurita bajo la alfombra! que por poco le cuesta el puesto. Capítulo aparte que tal vez aborde luego, merecerían los comodines en la esfera literaria. Son bastantes y a cual más asombrosos.
 

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net