l
Opinión / MARZO 23 DE 2023

Pensión familiar, la solución

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La incertidumbre por las pensiones se ha convertido en bomba de tiempo. Se plantea una reforma que no debe ser solo reforma al sistema, debe estar integrada con la reforma laboral, cambios urgentes y necesarios en la pensión familiar. Ante la crisis, la informalidad, la poca cobertura y con miles de adultos desprotegidos con semanas quietas, es imposible desconocer el valor e importancia de la pensión familiar. Dado el momento, es una gran salida y alternativa a ese callejón, con urgencia se pide sea incluida en el proyecto de reforma a las pensiones para que el gobierno y Congreso la revisen y se ubiquen en el contexto colombiano y superen sus falencias, reforzando esta ley y aprovechando los inmensos beneficios que le dejaría al país.

Los desajustes de tesorería, la poca cobertura, la globalización, el envejecimiento de la población, la mayor esperanza de vida, el desempleo, los regímenes especiales y sus privilegios, el costo de ellos, el pasivo pensional, la regla fiscal, el no subir edad y semanas, frente a la sostenibilidad a futuro, con aportes sin ajustar, problemas fiscales y otros factores, son referencias que sirven para sugerir oportunamente cambios en la ley de pensión familiar. Seguro, con la pensión, las familias favorecidas, tendrán oportunidades para generar ideas de negocios por el bien del país (demanda agregada) y poder mostrar al mundo la pensión familiar como gran modelo democrático que cumple su objetivo de estado social de derecho. 

Primero. Los cambios sugeridos en la pensión familiar son para generar estabilidad en hogares, cubrir segmentos de población no atendida, apoyar a cotizantes y afiliados de cualquier régimen, con semanas quietas que no cumplen requisitos para su pensión individual. Para evitar perder sus aportes de años, ser más ágil y alcanzable, se requiere corregir lo que hoy se exige en la pensión familiar, que no sea cerrada sino abierta, para poder vincular y ampliar el núcleo familiar de cualquier nivel y estrato social y hacer así más fácil la pensión familiar que, de lograrse, es la gran vía para lograr un país más justo y equitativo. 

Segundo. Incluir la pensión familiar y permitir la vinculación de hijos, sobrinos, como donantes de parte de sus semanas cotizadas a sus padres, para así cumplir los padres las semanas y lograr pensionarse. También se puede dar la opción de pensionar hombres y mujeres con 60 y 65 años, 800 o más semanas, solos o en pareja. En el próximo artículo sugeriré cómo es posible darles la pensión uniendo el fondo creado, aporte solidario, el contributivo, y la nueva y futura forma de pensión RIPF.  

De aprobar las sugerencias harán de la pensión familiar la fuente y solución de hoy y a futuro en muchos hogares del país, abriendo el espacio para personas que piensan que es imposible pensionarse, activándose un sistema estable y recuperando la confianza de la sociedad que hoy mira con negatividad el sistema de las pensiones.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net