l
Opinión / NOVIEMBRE 12 DE 2023

¿Por qué existe noviembre?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Un adorable niño y su madre caminan tomados de la mano por un centro comercial. El pequeño la mira y, con un hilito de voz, como de caricatura doblada en México, le dice: “Mamá, ¿por qué existe noviembre? La madre, una mujer de veintipocos, le responde: “¿Y por qué no habría de existir noviembre, Tomás? ¿Qué te ha hecho noviembre para que quieras matarlo?” La criatura le contesta con argumentos: “mamá, en octubre tenemos Halloween, nos disfrazamos y pedimos dulces. En diciembre es Navidad, ponemos el árbol, haces natilla y me dan regalos… pero en noviembre no pasa nada, no hay decoración de noviembre, es un mes estúpido. A mí me sobra”. La madre lo mira confundida y le responde: “pues, pensándolo bien, hasta puedes tener razón”.

Hablemos de noviembre, del depresivo noviembre, del innecesario noviembre, del Ringo Starr de los meses. Del mes de la muerte y de las hojas marchitas. Su nombre proviene del latín “novem” (nueve), porque es el noveno mes en el calendario romano original, que comenzaba en marzo. Noviembre parece nombre propio, como Don Julio, pero no, aunque algunos digan que tiene su propia personalidad, melancólica, huraña y grisácea. En noviembre se celebra el Día de Muertos en México, el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos y el Día de Todos los Santos en muchos lugares, conmemoraciones en las que, además de comer rico, normalmente se recuerda a los seres queridos a los que ya se ha llevado La Democrática. 

En el hemisferio norte llega el otoño y el verde fallece, recordándonos que nosotros también lo haremos. Nos recuerda que todo lo que conocemos y amamos algún día dejará de existir. Tal vez por eso parezca, para muchos, tan triste. El clima comienza a enfriarse y los días se vuelven más cortos. En Latinoamérica, más que el clima, muchas personas comienzan a pensar en el final del año y en todas las tareas que deben completar antes de que termine, o en las que ya no hicieron, y esto puede generar estrés, ansiedad y sentimientos negativos.

Para decepción de algunos (ojalá pocos), con astrología no se puede visualizar el futuro. No hay evidencia científica que respalde la idea de que la posición de los astros o de la luna tenga que ver con nuestros infortunios. Que sea enero o diciembre en el momento en el que pasamos de nadar en reconfortante líquido amniótico a este caos, no determina qué tan tristes nos sintamos. Es por eso que si una canción incómodamente pegajosa de mi época adolescente dice que “noviembre sin ti es sentir que la lluvia me dice llorando que todo acabó”, o Tom Waits afirme que “No shadow no stars, no moon no cars, november it only believes in a pile of dead leaves”, eso solo corresponde a apreciaciones subjetivas.

Noviembre: octubre o diciembre no tienen más derecho a vivir que tú. Te quiero (menos que a ellos dos, pero te quiero).


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net