Opinión / ENERO 28 DE 2021

¿Por qué odiamos?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El deceso del ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, generó todo tipo de reacciones en las redes sociales. Mientras un sector de opinión expresaba sus condolencias, otros prefirieron guardar silencio. Sin embargo, a medida que la noticia se iba conociendo empezaron a aparecer mensajes desobligantes celebrando la muerte del funcionario. 

Si bien es cierto que todo servidor público está expuesto al escrutinio ciudadano, lo cual incluye la crítica a su gestión, existen ciertos límites de respeto y consideración. Por ello al observar el odio que se destila en el ciberespacio —desde todas las orillas— podemos advertir que estamos en medio de una sociedad enferma, ausente de empatía y profundamente selectiva a la hora de solidarizarse con el dolor ajeno. 

El famoso director de cine Steven Spielberg realizó una serie documental para Discovery Channel que lleva por título: ¿Por qué odiamos?, una producción lanzada en 2019 que reunió expertos en neurociencia, biología y sicología, para explicar por qué el odio es la emoción más primitiva y destructiva de la humanidad. 

El seriado pretendió ir al fondo del asunto. Según Spielberg “(…) llegar a las raíces de la condición humana no solo es fascinante, sino necesario para entender quiénes somos. Esta serie no se limita a documentar algo que está sucediendo, sino que es un proceso de investigación, un intento por comprender por qué odiamos mediante la ciencia y el entendimiento de nuestra humanidad común. El odio está en nuestro ADN. Si comprendemos por qué actuamos de la manera en que lo hacemos, podemos cambiar nuestra forma de actuar. Solo nosotros como seres humanos somos capaces de hacer esto”.

En seis episodios los productores indagaron sobre los orígenes del odio, pasando por el tribalismo o por qué se divide el mundo entre “nosotros” y “ellos”. Abordaron, igualmente, el oscuro mundo de las tácticas y los métodos empleados para generar odio utilizando la propaganda, las redes sociales, el internet y ciertos símbolos. Analizaron el extremismo tomando como referentes: el nacionalismo, el terrorismo islámico y el supremacismo blanco. Reflexionaron, además, sobre la forma en que el odio abre camino a los crímenes contra la humanidad. 

Geeta Gandbhir, una de las coproductoras de la serie, sostuvo en una entrevista que  “(…) En todos los capítulos hay un poco de esperanza, no nos pareció bien dejar solo el último dedicado a este tema tan coyuntural, creemos que es importante que las personas se aferren a la esperanza de que la situación puede cambiar, y tener la certeza de que aunque sabemos que el odio y la violencia no van a dejar de existir, tenemos las herramientas para combatir, por nuestro bien y el de las próximas generaciones”.

Lo único cierto es que odiar nos puede llevar a negar lo innegable y justificar lo injustificable, si permitimos que ese virus se enquiste en el alma y no nos vacunamos con tolerancia, empatía, pensamiento crítico, solidaridad y respeto por la dignidad humana, estaremos perdidos.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net