Opinión / AGOSTO 13 DE 2022

Precisión rítmica

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Se investiga, documenta, analiza sobre la expresión corporal con el propósito de favorecer los procesos de aprendizaje, estructurar el esquema corporal, construir una apropiada imagen de sí mismo, mejorar la comunicación y desarrollar la creatividad. La corporalidad comunicativa en una relación es estar en movimiento en un tiempo, un espacio y con una energía determinada. Las estrategias para el aprendizaje se basan en el juego, la imitación, la experimentación y la imaginación.

Como expresión artística por medio de nuestros movimientos podemos manifestar e interpretar emociones, sentir libertad en la ejecución de cada movimiento artístico basándonos en los sentimientos que queremos expresar. Desde la prehistoria el ser humano se comunica con movimientos que expresen sentimientos y estados de ánimo. Estos primeros movimientos rítmicos sirvieron igualmente para ritualizar acontecimientos importantes como nacimientos, muertes, bodas, religiones, situación política. Al inicio la danza tenía un componente ritual, con ella se celebraban ceremonias de fecundidad, caza, guerra o índole religiosa.

Siendo la respiración y los latidos del corazón quienes otorgaron una primera cadencia a la danza. 

La palabra ballet viene del italiano balletto, diminutivo de ballo; en español significa baile; palabra que hace referencia a la danza clásica y se utiliza para designar una pieza musical compuesta a propósito para ser interpretada por medio de la danza. El ballet es una de las artes escénicas que se expresa con movimientos controlados donde participan manos, brazos, tronco, cabeza, pies, rodillas; todo el cuerpo armoniza movimientos sintonizando de manera simultánea músculos y mente; es la base del resto de las danzas. Es una expresión artística que se recomienda ser enseñada desde temprana edad. Según la época, el país, la corriente y el espectáculo, esta expresión artística puede incluir: danza, mímica y teatro -de orquesta y coral-, personas y maquinaria. 
1400 – 1600. Surgió en la Italia del Renacimiento, en Francia durante el reinado de Louis XIV, apodado “Rey Sol” que surge la necesidad de la profesionalización. 

1661. Se crea la primera escuela de danza: Académie Royale de la danse considerada oficialmente profesional. Conocida como la Danza Clásica. Caracterizada por la precisión y elegancia en la ejecución. 

1700. R. A. Feuillet publicó “Choréographie ou Art de noter la danse”, por primera vez se reproduce la totalidad de los pasos codificados y se funda un primer conato de transliteración o notación de las figuras. 

1713- Se creó la segunda Académie Royale lo que hoy conocemos como la Ópera de París. 

1725. P. Rameau con su “Traité Maître à danser” perfeccionó toda la técnica hasta entonces planteada. 

1735- F. W. Hilferding al regresar a su ciudad natal Viena, fue nombrado Maestro de Ballet y en 1740 emprendió la tarea de introducir el Realismo en el Ballet. 

1779. Reformas por G. Magri con su Trattato teórico-práctico di Ballo proporcionando un repertorio intacto de figuras y por J. G. Noverre con su tratado “Lettre sur le ballets et les arts d’imitation” donde da vida al Ballet d’action el ballet pantomima. 

1820. Escuela italiana de danza por Enrico Cecchetti con tradición de pantomima, una implantación del estilo francés aportada por Carlo Blasis. Características: continuidad del flujo de movimiento en los desplazamientos y el centro de gravedad. 

1879-1951. Rusia. Método Vaganova- Agrippina Vaganova, creó: sistema pedagógico que contribuirá a la formación de la Escuela Rusa. Este método aleja la graciosa gestualidad francesa dando paso a la gravitación del método Cecchetti, acentuando el peso, el aplomo al suelo, la fuerza del impulso y desarrollando una elasticidad muscular extrema. Escuela Americana tiene influencia italiana aportada por Tudor y rusa, aportada por Balanchine y otros coreógrafos y bailarines de los Ballets Rusos de Sergei Diaghilev. Se nutre de la emigración de maestros después de la Revolución Rusa de 1917. La expansión soviética facilita: nacimiento de otras nuevas escuelas en el mundo -La escuela Cubana, basada en el método Vaganova e impulsada por Alicia Alonso-. 

1920. Se integran aportes escuela italiana y artistas rusos acentuando puntos extremos de los saltos y de la extensión. Escuela Danesa: rapidez de los pies. El estilo Bournonville: continuidad de los Enchaînements, ligereza y precisión rítmica. En el siglo XX hay renovaciones y experimentos. 

Hoy la invitación es a respirar, a latir con cadencia, a bailar. Te invitamos a conferir conocimiento vivo, a compartir esta columna. Agradecimiento a Louis XIV, Rameau, Hilferding, Magri, Noverre, Blasis, Vaganova, Balanchine, Diaghilev, Bournonville, Ravel, Ígor Stravinski, Apolo Musageta.  


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net