l
Opinión / MARZO 02 DE 2023

Primero las reformas pensional y laboral

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Alcanzar la pensión jamás dejará de ser el sueño de los trabajadores tras culminar su vida laboral, pero el anhelo se ha convertido en una pesadilla para más de 22 millones de trabajadores y un privilegio para 2.600.000 pensionados. Increíble injusticia y abandono.

Frente a esa pesadilla ya la decisión del presidente de no subir la edad para la pensión, aumenta el riesgo a las finanzas públicas. Sumar el envejecimiento de la población con el aumento en la esperanza de vida, y tasa de natalidad disminuyendo, amén de no aumentar el porcentaje de cotización, el aumento del déficit pensional es inevitable. Cada vez más adultos y menos aportantes. El deseo de reducir las 1.300 semanas, no tocar derechos adquiridos, sostener subsidios millonarios sin importar el daño que dejan, trasladar recursos de fondos privados para cumplir el programa de adultos mayores, y otras decisiones, hacen de estos momentos de crisis y cambios fuertes un gran reto. Nada se debe ocultar. A divulgar y socializar, es lo que espera la sociedad del alto gobierno, del Congreso y de los partidos, además que analicen los cambios como debe ser, sin politiquería. 

El interés de hacer la reforma pensional obliga mirar más allá. Hacerla sin tocar lo que ha dañado el sistema, con alto desempleo y poca cobertura, es torpe. Aprovecharse la reforma incluyendo más beneficios, en medio de la crisis, es un abuso de poder. No visionar la situación y efectos futuros conduciría más temprano que tarde, por los apetitos desbordados entre amigos, a un gran daño a las finanzas públicas, los pensionados y los próximos a pensionarse. Cerrar más el acceso a la pensión, obliga a que sea peor. Es necesaria y urgente la reforma pensional.

La poca visión y el temor del Congreso, de no mirar opciones diferentes al proyecto de los pilares, impide corregir costos y errores que no dejan ampliar su cobertura; de aceptar y mirar más opciones alejaría ese mito que las pensiones no se pueden tocar. Valioso es el proyecto de los pilares, como es también el poder analizar otras opciones, donde la meta sea facilitar el acceso a la pensión. Una cosa son problemas de pensionados (2.600.000) y otra cosa es una reforma pensional mirando 22 o más millones de trabajadores. La obligación es hacer cambios, modificar y ajustar y así poder ampliar la cobertura, reducir costos, alejar el peligro de la bomba pensional para, a futuro, proporcionar beneficios a más de 50 millones de colombianos. No se entiende una reforma para quedar igual. 

La poca cobertura y el interés de prevenir costos futuros, obliga hacer primero la reforma pensional. Al integrar otras opciones, con sus requisitos seguros, facilitarán la labor para mejorar la cobertura, reducir costos y su pasivo pensional. Quedaría pendiente incluir la reforma en el Plan de Desarrollo 2023-2026. Si mi Dios lo permite, publicaré en los próximos días, artículos con otras opciones.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net