Opinión / ENERO 08 DE 2017

Propósitos de la cultura

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La cultura es un bien superior. En ella están contenidas las aspiraciones humanas en torno a instituciones que definen obligaciones y deberes de los individuos así como el ideal supremo de existencia digna y elevada al alcance de quien se lo proponga. 

En este punto el esfuerzo se concentra en los productos del hombre, aquellos que reconfortan y enaltecen, los mismos que permiten recrear nuevas y auténticas experiencias y otras posibilidades de comprensión y conocimiento. Se entiende que la cultura se abre a prácticas y quehaceres cuyo compromiso y disciplina demandan lo mejor del individuo, pues ninguna actividad que suponga la excelencia surge de la nada. La entrega, el esfuerzo y la dedicación no sobran nunca si se quiere el máximo de perfección. De modo que la cultura privilegia la disciplina, el compromiso y la constancia en todo aquello que requiere de una actitud plena y decidida de quien hace o ha hecho todo lo posible.

Las instituciones tienen por finalidad forjar en el hombre un carácter y con este propósito promueven en él la excelencia en la cultura, la ciencia y las artes. Se encuentra ahí un ideal de perfeccionamiento moral. Pero sucede que algunas veces el ideal es permisivo en formas crueles e impositivas mediante las que se ejerce una labor de aculturación. Son formas discutibles, a veces turbadoras y agobiantes. Afectan la idea de humanidad. Por estas razones una cultura vigilante y vigorosa replantea y revisa los criterios con los que se educa al hombre y señala los correctivos que tienen lugar de ser necesario. Eso sí, no olvida jamás que el hombre es moldeable y cambiante y que la educación, el ejemplo y el respeto a la integridad humana son las formas privilegiadas. La cultura también se refiere al control de las pasiones, para morigerar la violencia y la agresividad sexual; pretende asimismo facilitar la convivencia mediante la creación de capacidades, la promoción del talento o la práctica de la virtud. 

Valores para la fortaleza del hombre. Pues en términos de cultura, el hombre recibe la presión del Estado, de una iglesia, de un partido, de una escuela, de una clase social, y está sometido todo el tiempo a tareas de adiestramiento. Sin embargo, la cultura ofrece formas de libertad y de autonomía que el individuo asume en la procura de afianzar la vida y satisfacer el deseo de vivir bien y mejor. Contempla lo grande y maravilloso, ejerce una profesión o un arte, y moldea su figura bajo la regla moral con fundamento en la verdad, la belleza y el altruismo. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net