Opinión / DICIEMBRE 07 DE 2021

Qué hacer con estos pedazos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Un video que muestra a una mamá golpeando sin misericordia a su pequeña hija, representa una instantánea del intenso drama de maltrato infantil, una de las muchas caras del creciente aumento de casos de violencia intrafamiliar, infamia repetida a pesar de los intensos programas por frenar este grave flagelo contra seres humanos indefensos, pobres mujeres agobiadas por el exceso de machismo y brutalidad, o infantes apenas en crecimiento que reciben palizas monumentales. Pero no solo la violencia física; en su reciente libro –1– la escritora y poeta Piedad Bonnett, hace un retrato conmovedor de las relaciones familiares, como bien lo dice la escritora Margarita García Robayo:  “–…– del deterioro de las relaciones, de las casas, del cuerpo, de la propia mirada, del matrimonio –– además del peso culposo que cargamos cuando nuestros padres envejecen y la herida siempre abierta de ser madres –…–”.

Bonnett, autora del valioso libro Lo que no tiene nombre – 2013–, un relato sobrecogedor, íntimo y doloroso de la muerte de su hijo, incluido en España como uno de los 100 libros mejores en los últimos 25 años, vierte en la obra en comento, su mirada profunda a la vida interior y a las cadenas que el ser humano se va atando en su existencia cotidiana : “–…– El día de la bofetada salió huyendo y jurando no volver hablarle jamás a su padre, pero no cumplió su palabra porque los lazos familiares son también grilletes–…–” – pág. 46–.

Casi con pinzas, con conocimiento de la vida de relación y el drama social, la autora se inserta en la realidad que la circunda, con profundo análisis del ser humano y un lenguaje directo, claro y muy bien escrito: “Yo he localizado la historia en un presente de protestas ciudadanas, de manera que las zozobras internas se corresponden con la zozobra social, con la crisis del mundo de “afuera”. Las piedras de la protesta simbolizan el deseo de romper un sistema de cosas que parece inamovible. La remodelación de la cocina, con todo lo que tiene de patético, cómico y dramático, amenaza con descarrilar otro sistema, el familiar, su orden aparente, y poner en evidencia, a ojos de la protagonista, la crisis de sus relaciones afectivas. Como en mi novela anterior, lo que me interesó fue mostrar un borde, la amenaza de que la estabilidad se rompa –…–” –2–.

Piedad Bonnett despliega con esta novela su valor narrativo, las destrezas de su fina pluma que logra desentrañar el drama de las relaciones entre esposos, padre e hijos y con singular elegancia revela las variadas situaciones de las crisis intrafamiliares.

El mensaje de este hermoso libro es conmovedor e incita a reflexiones válidas sobre la violencia a mano alzada que es pan de todos los días; o sobre el sutil y constante drama diario con la familia, las parejas, las amistades, los agudos sufrimientos de una sociedad deteriorada. Una mirada aguda y brillante que recomiendo con viva emoción para estos días de vacaciones.

1– Bonnett Piedad. Noviembre 2021. Qué hacer con estos pedazos. Alfaguara. 166 páginas.

2– El Tiempo de Bogotá. Entrevista.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net