l
Opinión / JUNIO 29 DE 2023

Reformas: sueños, juegos o burlas

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Los partidos políticos le han heredado al país unas barreras que impiden realizar reformas cómo deben ser, por los tantos intereses existentes. Mientras siga activa esa gran barrera será difícil desarrollar ciertas reformas. Elegir primero los congresistas y después al presidente del país es un error, la historia muestra que muchas de esas promesas electorales se han convertido en un juego, cunado en una burla para el pueblo. Ciertas reformas que requiere el país, la sociedad y las empresas, se han olvidado, aplazado o pasan unas, pero no como deben ser. Hoy vivimos ejemplos claros de reformas equivocadas, que necesitan ajustes reales y claros; algunas están en trámite en el Congreso, salvo la laboral que fue negada, que rechazó el país y lo dividió, dejando algunos felices, otros confundidos y muchos alterados. Negar una reforma no impide que se pueda ajustar o mejorar a futuro de forma concertada.  

Las reformas no deben ser la base de una ideología, de partidos, de un líder ni de apasionamientos inútiles, salvo que alguien plantee una novedad que la hace gran alternativa. Estas son fruto de necesidades, vacíos jurídicos, injusticias o errores viejos no atendidos que se requiere ajustar para gobernar en forma integrada, sin dividir más al país, en medio de esas dos economías (legal e ilegal) con una informalidad y miles de prestadores de servicios como si fueran el soporte. Se gana más con estos personajes sueltos por estrategia política que querer aportar tributos por el bien del país. 

La sociedad civil aquí ha fallado, oponiéndose y disfrazando muchos esa lucidez mental que no tienen. No reconocen esa sobradez y pereza, no están atentos al manejo y a exigir control y a oponerse a esas reformas injustas que pasan por medio de actos poco éticos, que gustan a muchos, sin importar el daño a las finanzas del país. Hay descuido de lo público, se advierte negligencia de no aprender, no quieren vigilar y menos divulgar lo ilegal para así para no afectar al amigo o su partido político, actitud incorrecta que ha conducido a lo que ya se vive: incertidumbre, caos y desorden total. 

Mientras el país está a la expectativa por las reformas, es inadmisible ver líderes que se prestan a sumar más beneficios en medio de desigualdades, perdiendo recursos públicos disfrazados, fingiendo amor al país, cuando lo único que les interesa a muchos es el poder, el control y manejo de los dineros, salvar sus intereses, negociar, repartir o intentar sacarle algo al gobierno, porque para unos lo último es pensar en el país y la población que sufre. Entonces: ¿Quién reformará al país? 

Queda la fiesta de octubre para jugar y triunfar fácil y así elegir gobernadores, alcaldes, concejales y diputados, pues en medio de tanto dolor e injusticias, es ya difícil creerles a esos líderes que expresan: “que bella es nuestra democracia”.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net