Opinión / MARZO 07 DE 2021

Resultados inobjetables

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Concebir una universidad pública sin disenso, sería negar su propia naturaleza. Empero, la discrepancia no da cabida a manejos inapropiados que, en algunos casos, conduzcan a confundir y generar dudas en el imaginario colectivo. Nuestra alma mater no es ajena a lo anterior.

Para los habitantes del departamento en general y nuestra comunidad universitaria en particular, son claros los avances académicos, presupuestales, de infraestructura, de interacción con el territorio, entre otros, obtenidos por la Universidad del Quindío en los últimos seis años. Basta con entender el no fácil pero logrado reconocimiento como institución de alta calidad, lo que nos ha exigido unos estándares de acción más elevados y de los cuales hay evidencias inocultables.

Llama la atención entonces que se pretenda, bajo consideraciones subjetivas en muchos casos, ajenas a las situaciones concretas, en otros, poner bajo sospecha decisiones y procedimientos absolutamente nítidos, apegados a las normas institucionales y nacionales, con claros estándares de nitidez y objetividad; es decir, cualquier impudicia que quiera sugerirse en torno a ellos, no tiene cabida alguna. 

En consecuencia y como máximo representante legal de la institución, en todas las decisiones he sabido acatar plenamente el juramento que hice al tomar posesión y, ante cualquier desconfianza, tengo las puertas abiertas y las evidencias inobjetables, para dar la claridad correspondiente. 

Todo lo anterior para referirme a las infundadas conclusiones que la opinión pública puede haber sacado en torno a la decisión en primera instancia tomada por el Tribunal Administrativo del Quindío, toda vez que la misma será objeto de parte nuestra del correspondiente recurso de apelación. La conciencia tranquila, las determinaciones tomadas bajo los parámetros de ley y el manejo diáfano de los dineros públicos para mejorar todo lo relacionado con las necesidades de mejora infraestructural para esta querida universidad, son incuestionables. 

Por eso, haber decidido que el complejo deportivo de la Uniquindío sea el espacio mayor dotado para todos los usuarios, con aventajadas comodidades y superiores recursos técnicos, no nos lleva a arrepentirnos; todo lo contrario, estos modernísimos campos deportivos a los cuales tendrán acceso la comunidad universitaria y los habitantes del departamento, nos deben enorgullecer y, con los procedimientos de ley apropiados, concluir que todo se ha hecho con pulcritud y visión de bienestar.

De todas formas, habrá que esperar la decisión final del Consejo de Estado; nosotros como institución ratificamos el respeto que tuvimos por la transparencia y los preceptos de la contratación pública en cada una de las etapas del proceso.  


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net