l
Opinión / ABRIL 02 DE 2020

Salvadores con dineros públicos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El presidente, mediante el decreto 417 de 2020, declara un estado de emergencia económica y emite otros decretos que generaron de paso diversos comentarios, entre ellos, que fue tarde, que eran los correctos, que eran razonables, etc. Con la creación del Fondo de Mitigación de Emergencias, en la búsqueda de transferir sus recursos, no tocaron otras fuentes más importantes, prefiriendo obtener recursos de fondos con destinos claros y, ante la gravedad de lo que se ve en otros países, era necesario adoptar medidas de manera urgente. Todo para frenar la pandemia y que no creciera y ampliara desastres en vidas, empresas y las finanzas de la nación. 

Apoyado en artículos claros, fijados en la constitución nacional, el presidente está ejerciendo su labor por medio de procedimientos legales, supuestamente en defensa de Colombia, que, con un manejo correcto, nos conducirá a salir triunfante y a demostrar, a futuro, que las medidas fueron las apropiadas y suficientemente legales. 

Colombia sueña, que esa esperanza que transmite el presidente a millones de ciudadanos sea sincera, con sentimiento de responsabilidad y no de presiones, esperando que las facultades dadas a los gobernadores y alcaldes, las asuman también con el mismo compromiso y no ser simples ejecutivos ordenadores de gastos, de caras sonrientes, abrazando y gestos bonitos. En este mundo político existen siempre actores no agradables y ajenos que se aprovechan de las debilidades del estado con apoyos de líderes tolerantes. Es un momento que no quisiéramos se repitiera.

Creo en el presidente y en los gobernantes que asumen ese compromiso social y ético en defensa de Colombia y de las regiones. A pesar de que no todos poseen ese don profesional de ser auténticos estadistas y tienen poco conocimiento del manejo y control de lo público, daré mi apoyo, a pesar de que en su caminar político, muchos han demostrado ser fieles amigos de líderes cuestionados.

Según anuncios dados por el presidente, es posible tener que ampliar las restricciones donde el desespero, angustias, desempleo y hambre se sentirán más, un factor exponencial de contagiados creciendo, una deficiente capacidad hospitalaria y con limitaciones de recursos. Ciudadanos irresponsables hacen aún más grande el reto y el compromiso moral y ético de la sociedad civil y gobernantes en sus regiones.

Solo pido, que por los momentos duros que hoy vive Colombia, los gobernantes o asesores en sus regiones, no utilicen estas angustias o dolores, como anzuelos o vitrinas, para mostrarse como líderes salvadores con dineros públicos. Si desean aspirar a cargos de elección a futuro que renuncien y no abusen de las bondades que la constitución tiene como herramienta para proteger a los ciudadanos y que no usen estos dineros para promover a gobernantes codiciosos y vividores de las angustias de las comunidades.

Este es el ejemplo claro, del porque las inhabilidades se deben ampliar en más tiempo, para todos los funcionarios públicos.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net