l
Opinión / FEBRERO 23 DE 2023

Se esconden para culpar a otros

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Ya con el proyecto de reforma a la salud inicia un camino que no se había querido recorrer. Es pasar de fantasías a sueños concretos. Con la explicación del presidente, sus mensajes e invitación al pueblo, era de esperarse reclamos y más dudas al proyecto que, por ahora, genera reacciones adversas de sectores económicos y oposición de la sociedad civil. Las dudas y temor crecen. Si apenas se conoce un solo proyecto, ¿cómo serán las reacciones en proyectos de las reformas a las pensiones y laboral que están en estudio? Ni pensar. 

Cuestionable el comportamiento de líderes, que parecen gozar al dividir el país, e invitan a salir y exaltar el ánimo de un pueblo. Por necesidad, van muchos a apoyar con gritos desbordados sin conocer la realidad, cuando en medio de ellos hay un río de ciudadanos sin trabajo, con hambre sin hogar; eso lo saben y por eso abusan de ellos. Es tan miserable el abuso, que sirve para analizar lo que son esos líderes y sus partidos. Más que premiar o castigar a alguien, es momento para valorar y conocer su posición frente a las otras reformas, su calidad de congresistas y responsabilidad frente al país, que ayuda además a identificar a esos que no tienen la calidad profesional que se exige para asumir reformas que de pasar pueden poner en riesgo el futuro del país. 

El presidente Petro, al explicar la reforma, generó reacciones, pero se pudo conocer algo no valorado ni divulgado: el gran error y olvidó del Congreso al control político que está obligado a hacer para poder corregir o ajustar y sanar lo que por ese olvido se transformó en varios problemas. Qué incapacidad de labores. El ejemplo más triste que vive el país, los fondos privados de pensiones; de haber actuado a tiempo se pudo beneficiar a todos exigiendo a los fondos privados cumplir. Si hubieran legislado a tiempo los fondos privados no estarían en las reformas del presidente, y que por esos compromisos, quizás ocultos, guardan silencio, como si corregir y salvar al país fuera un peligro increíble. En vez de dividir más, comenten por qué no actuaron; siguen ocultos, detrás de esos gritos, como reos ausentes, para que el país no conozca su culpa y el daño a miles de colombianos. Es tan claro el no querer legislar ni hacer el control político, pues delegan al presidente para que actúe como si no tuvieran la capacidad profesional que requiere su estudio. Es el Congreso el que debe legislar y no el presidente.

Es triste ver al país sin líderes, solo se ven afanes por todos lados, tratando de cuidar algo que han adquirido quizás unos o muchos ilegalmente o con ese abuso de poder para que el día de mañana no se los vayan a quitar. Las reformas no son para sacar beneficios en forma ilegal y ventajosa sino para beneficiar a todo un pueblo. Obliga a tener mucho cuidado y control, para que esos ajustes no vayan a ser peores, como el martirio que hoy viven más de 22 millones de colombianos con las pensiones.  

¿Quién daña más al país: el gobierno, los congresistas, la oposición, los partidos políticos, la sociedad civil, o todos?


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net